Los neonazis que apoyan al electro presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya no se esconden y levantan el brazo gritando “¡hail Trump!”, como ocurrió este sábado en Washington al acabar el discurso de Richard B. Spencer, fundador del think thank llamado Instituto de Política Nacional y del movimiento que califica como Alt-Right, o derecha alternativa.

Spencer no deja de ser un supremacista blanco, pero su grupo del brazo en alto se considera mucho más peligroso que el conocido Ku Klux Klan, grupo que ya había mostrado su apoyo a Trump.

El gesto de la Alt-Right

Las imágenes del acto en la capital de Estados Unidos han corrido como la pólvora por medios de todo el mundo donde se escucha a Richard Spencer gritar “¡Heil, Trump! ¡Heil, pueblo! ¡Heil, nuestra victoria!”. No todos los asistentes levantaron el brazo, pero sí bastantes, como se aprecia en el video publicado por The Atlantic, y algunos ataviados con gorras con el lema de campaña de Trump: “Make America great again”.

Antes de este final por todo lo alto, Spencer afirmó que “sabíamos que Trump podía ganar” y que, a pesar de los esfuerzos de los medios de comunicación para frenar al candidato, estos “nos han abierto la puerta” y “no nos vamos a ir”. El neonazi calificó a los medios de prensa de “Golem sin alma”, en alusión a la mítica criatura que defiende a los judíos.

El movimiento

El Instituto de Política Nacional se describe como “una organización independiente dedicada a la herencia, la identidad, y el futuro de las personas de ascendencia europea en los Estados Unidos y en todo el mundo”.

Spencer ha afirmado en anteriores ocasiones que su sueño es “una sociedad nueva, un estado étnico que sería un punto de reunión para todos los europeos”, y ha pedido una “limpieza étnica pacífica”.

“Estados Unidos fue hasta esta pasada generación un país blanco diseñada por nosotros mismos y nuestra posteridad”, dijo Spencer. “Es nuestra creación, es nuestra herencia, y nos pertenece”.