En una entrevista en la SER, Felipe González ha asegurado que "se puede gobernar de otra manera" en la situación actual, pero ha precisado que pasa por “una buena gobernanza europea" y que actualmente la dirige Angela Merkel "de una manera equivocada pero nadie se atreve a decírselo”. El expresidente socialista cree que “ese ha sido el gran fallo de Nicolas Sarkozy, por el que perderá las elecciones” presidenciales en Francia.

Merkel está llevando a Europa a la ruina
“Europa como unión de estados no está funcionando. Estamos todos bajo el dictamen de Angela Merkel, que está llevando a la ruina a toda Europa, incluida Alemania”.

Salarios vinculados a productividad
Felipe González ha reiterado su defensa de vincular productividad a salario, y en ese sentido ha indicado que la economía española necesita aumentar la productividad por hora, pero ha rechazado una bajada de los salarios. “¿Hasta dónde vamos a bajar, hasta los salarios chinos?”, ha preguntado.

Los recortes de Rajoy
Sobre los recortes anunciados por el Gobierno, González ha recordado que “la sanidad pública no solo es un elemento de cohesión social, que si se rompe, se romperá la paz que estamos manteniendo durante la crisis más dura que muchas generaciones de españoles ha conocido”. Según ha subrayado, “a través de la sanidad hay investigación de células madres, los mejores trasplantes de órganos del mundo, tenemos más donaciones de órganos por habitante que otro país; no hay un solo congreso internacional donde no estén entre los que más saben los médicos españoles. Cargándonos la sanidad nos cargamos la ciencia, la tecnología, la capacidad de competir en el mundo”.

Un disparate
El expresidente ha calificado de “disparates” los recortes aprobados por el Ejecutivo popular porque, según ha asegurado, “no van a conseguir recaudar lo que dicen, va a costar más el cambio de las tarjetas y del chip para saber quién son crónicos, quién tiene tal nivel de renta, etc…”

El galgo y la liebre mecánica
Felipe González ha insistido en que hay otra manera de gobernar en la actual coyuntura. “Se están equivocando con las políticas de ajustes”, ha dicho antes de describir de manera gráfica su opinión. “El Gobierno es como un galgo corriendo detrás de una liebre mecánica (los mercados). El galgo ha corrido con los Presupuestos con un plan de ajuste tremendo, creyendo que muerde la liebre y cuando cree que ya la muerde, esta se le separa y sube la maldita prima de riesgo, y el galgo piensa que no ha sido suficiente, por lo que anuncia más recortes, los 10.000 millones más en sanidad y educación.. Los mercados le dicen que muy bien, que siga haciendo recortes. El galgo va a tener a la liebre siempre a punto de cogerla, pero no lo conseguirá nunca; hasta que reviente el galgo…Lo único que campa por su respeto es la especulación”.

RTVE
El expresidente socialista ha calificado de “error dramático” que el Gobierno de Rajoy haya roto con el consenso para el nombramiento de la dirección de RTVE. “En una situación de emergencia, la mayoría absoluta que tiene no sirve, sirve para cometer errores, solos”. Felipe González considera que “debería haber una relación institucional exquisita. Debería haber acuerdo con todos los sectores: sindicatos, patronal, partidos políticos. Tenemos que compartir una salida para parar este desastre”.

Rajoy no tiene un plan para salir de la crisis
González ha señalado que no es cierto que el Gobierno tenga un plan para salir de la crisis. “Rajoy dice tengo una mayoría, no necesito el consenso. Tengo claro lo que hay que hacer, que se lo cuente aunque sea a su prima, para que al menos haya una sola persona que sepa lo que quiere hacer el presidente del Gobierno”.

El Rey
Sobre la polémica de los últimos días alrededor del Rey por su cacería en África, Felipe González ha mostrado “preocupación”.”Ha habido muchas declaraciones, algunas no con mucha responsabilidad. Yo he sido siempre republicano y sin embargo siempre me he llevado muy bien con el jefe del Estado. Creo que el Rey ha reconocido que ha cometido un error. Los reyes constitucionales se equivocan y lo reconocen”.

El expresidente socialista ha asegurado que él “siempre sabía dónde estaba el Rey” y ha criticado que el Ejecutivo no tomara cartas en el asunto. “El Gobierno, si lo sabía, tuvo que opinar algo y si no lo sabía, peor”, porque esto forma parte de la obligación del presidente del Gobierno”.