El tribunal ha rechazado, sin embargo, las recusaciones en este caso hechas por Garzón de los magistrados Luciano Varela y Manuel Marchena, ya que, según ha alegado, "ya han sido resueltas" tanto por la Sala Penal como por la Sala del 61. Varela es el juez instructor del proceso abierto contra Garzón por su investigación del franquismo, que le volverá a llevar al banquillo el próximo 24 de enero, y Marchena instruye la causa por los pagos de los cursos de Nueva York.

Garzón solicitó las diligencias tramitadas por él
La defensa solicitó también la totalidad de las diligencias del caso Gürtel que Garzón tramitó y el auto en el que el juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) Antonio Pedreira, sucesor de Garzón en la instrucción, prorrogó las escuchas realizadas, en la cárcel, a los cabecillas de la trama corrupta  (Francisco Correa, Pablo Crespo y Antoine Sánchez) y a sus abogados defensores. Sobre el auto de Pedreira, el presidente del tribunal, Joaquín Giménez, ha recordado que ya consta en las actuaciones.

Aunque las diligencias del caso le fueron entregadas por el instructor del Supremo, Alberto Jorge, la defensa ha  dicho que no contiene todas las actuaciones realizadas por Garzón. El juez Joaquín Giménez ha zanjado el tema al afirmar que "es lo que hay en el procedimiento".

Solo se escuchará una parte de las grabaciones
Sobre la solicitud de la audición de todas las conversaciones grabadas, a la que las acusaciones se habían opuesto, la Sala ha admitido que se haga a puerta cerrada pero ha pedido que las partes justifiquen su interés para la causa e indiquen qué fragmentos son relevantes.