A estas alturas de la crisis gastarse 20.000 euros en una estatua parece un ejercicio indigno mientras haya comedores sociales que atender o vecinos con necesidades perentorias que cubrir como pagar la factura de la luz o llevar el frigorífico comida. Pero si además como ha ocurrido en Fuengirola el monumento que se erige es a los Reyes Católicos parece una broma de mal gusto y una acción tan anticuada como casposa.

Fondos de la Obra Social de Unicaja
Para mayor ignominia en el despilfarro del municipio que rige la popular Esperanza Oña, se da la circunstancia de que este coste de la estatua a Isabel y Fernando ha sido abonado por la Obra Social de Unicaja. Un gasto innecesario y que bien podría haber aplicado la caja malagueña a necesidades realmente sociales más propias del departamento bancario que lo ha ejecutado.

Malestar ciudadano
Ante ello los socialistas fuengiroleños han querido trasladar a la opinión pública su malestar por este gasto y en especial por este tipo de financiación de la estatua de los reyes Isabel y Fernando. Según su Secretario general, Javier García León, el que se hayan usado fondos de la Obra Social de la entidad malagueña, es algo que ha indignado a muchos vecinos conocedores de las necesidades por la que están pasando muchas familias de la ciudad.

20.000 euros en una estatua que no aporta nada a la ciudad
Los socialistas locales han recordado que Oña se ha negado en diferentes ocasiones a poner en marcha o avalar un comedor social con el pretexto que provocaría el "efecto llamada", y sin embargo no ha dudado ni un segundo en gastar casi 20.000 euros en una estatua que nada aporta a la ciudad. "Todos sabemos que su gran ilusión hubiese sido que Isabel llevase su cara tal y como hizo Sandokán con el arcángel San Rafael en la plaza del mismo nombre en Los Boliches, cuántas noches habrá soñado con eso, noches en vela", ha ironizado García León.

La Obra Social debería cubrir verdaderas necesidades  vecinales
Pero sin duda, una de las cuestiones que más ha extrañado es que sea Unicaja, a través de su obra social, quien haya financiado la obra. Por eso, el PSOE de Fuengirola  quiere que la entidad malagueña condicione esos fondos a que su fin sea cubrir verdaderas necesidades de los vecinos, "ya que mucha gente en la ciudad no entenderían que se le desahucie por no pagar unas cuotas de la su hipoteca, luego el PP recurra una ley que les protege, para terminar saliendo dinero de la Caja que financie estatuas de legados inventados" ha indicado el también diputado provincial. García León, ha pedido a Unicaja y al Consistorio que se sienten de nuevo e intenten ver que "esos fondos de la Obra Social tienen que destinarse a necesidades sociales reales".

Para IU es una "frivolidad"
Recientemente Izquierda Unida también se pronunció al respecto al conocer el coste de la estatua. Para su portavoz, José Miguel López, este gasto "no era prioritario ya que muchos vecinos de Fuengirola lo están pasando muy mal porque están en paro y con necesidades. Nos parece una frivolidad que en este momento, en el que se gastan 20.778 euros en bolsas de alimentos para dar de comer a los vecinos que no tienen recursos, que se destine casi la misma cantidad para un monumento" afirmó en unas declaraciones anteriores a la inauguración de la estatua. Además López cree que este monumento es inservible turísticamente porque no van a venir más visitantes por ello ya que "no es la torre Eiffel".

Para Oña es un atractivo "didáctico"
Sin embargo la alcaldesa, la popular Esperanza Oña, defiende la idoneidad de la estatua por su "importante componente histórico y didáctico" para los muchos visitantes que se acercan a la ciudad. Según Oña "Fuengirola ha sido fenicia, romana, musulmana, cristiana y ahora es una ciudad absolutamente cosmopolita dentro del Reino de España, del Estado español".