La agencia de calificación de riesgos Fitch ha rebajado en dos escalones la nota de la deuda de Castilla-La Mancha y la deja en 'BBB+' desde 'A', y además subraya que la perspectiva para las próximas revisiones es negativa.

Más trabajo, menos sueldo y semiprivatizaciones
La rebaja de la nota se produce cuando la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, acaba de presentar nuevas medidas de recorte presupuestario que pasan por reducir el sueldo a los funcionarios y el aumento de sus jornadas laborales, así como el proceso de privatización de varios hospitales claves para la región.

Problemas de liquidez y facturas impagadas
La rebaja de la nota no podía llegar en un momento más inoportuno, ya que el Gobierno regional prepara una emisión de deuda con la que afrontar sus problemas de liquidez. La agencia de calificación Fitch penaliza a Castilla-La Mancha apuntando que en septiembre era la región de España con mayor déficit fiscal, un 4,84% frente al 1,3% autorizado por el Gobierno central para cumplir con los planes de Bruselas. El Ejecutivo de Cospedal debía a mitad de año unos 2.600 millones de euros a diferentes proveedores.

"Fraude electoral"
Los recortes de Cospedal, incapaces de satisfacer a los agencias de calificación que marcan las pautas de los mercados, han soliviantado a los ciudadanos de la región. El PSOE y los sindicatos anunciaron movilizaciones después de que la presidenta presentara las medidas adicionales de ajuste, y hoy el secretario regional del PSOE en Castilla-La Mancha y expresidente de la comunidad, José María Barreda, acusaba al PP de "fraude electoral" porque desde abril -antes de las elecciones autonómicas- "han estado negando lo que finalmente han anunciado".