En el encuentro, organizado por el Instituto Tecnológico de Monterrey y el Berggruen Institute, González afirmó que la Europa actual está cometiendo los mismos errores que América Latina durante la década perdida (1995-2005). Junto al expresidente español participaron el expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso; Nouriel Roubini, profesor de la Universidad de Nueva York; Nicolas Berggruen, presidente del Berggruen Institute, y Juan Luis Cebrián, presidente del diario El País.

Quien no crece, no paga
"Se está tratando el problema de la deuda como un problema de solvencia y va a terminar provocándolo porque está hundiendo la economía en la miseria y en la recesión, y quien no crece no paga", señaló González durante su intervención.

Los europeos creen que Merkel y los mercados mandan
González enmarcó esta coyuntura en un "problema de gobernanza de las democracias representativas", que empuja a los ciudadanos europeos a creer que da igual a quien voten porque "al final será lo que digan (la canciller alemana) Angela Merkel o los mercados".

Los estados europeos no tienen capacidad
En opinión del expresidente, todo ello se produce como resultado de una crisis del modelo de Estado-Nación, que no tiene por sí mismo la capacidad de respuesta para afrontar los retos económicos actuales. "Es evidente que el ámbito de realización de la democracia no responde a los desafíos de la revolución tecnológica, que globaliza la economía, el comercio y lo único que trata de controlar son los flujos migratorios, lo cual es contradictorio", indicó.

El Gobierno español miente cuando se ampara en Europa
Hizo notar que cualquier ciudadano ve cómo sus gobernantes están dependiendo de factores de poder que son externos al voto y añadió, no obstante, que en el caso de España "el Gobierno recorta en educación, sanidad o investigación y se ampara en que Europa impone recortes, cuando no es verdad, pues (la Unión Europea) no decide cómo se tiene que ajustar la economía ni el presupuesto".

Los organismos internacionales están obsoletos
El exmandatario español, que se retiró de la sala sin que los periodistas pudieran acercarse a él, indicó que la actual inoperancia de los organismos internacionales para solucionar la crisis se debe a que están "obsoletos", pues son el resultado de una relación de fuerzas resultante de la II Guerra Mundial.