¿Estaría dispuesto a pilotar un periodo de transición en el PSOE en caso de que se confirmara lo que marcan las encuestas?, le ha preguntado el moderador del debate. Y González ha dado su respuesta de mayor morbo: “No haré sombra, no haré tutelaje, menudo es éste para tutelarle”, ha bromeado refiriéndose a Alfredo Pérez Rubalcaba, que es quien le ha presentado, y que estaba sentado a su izquierda.

Dispuesto a barrer o a ir a la sala de máquinas
Lo que sí ha hecho ha sido ponerse no en una, sino en tres ocasiones diferentes, a disposición del candidato socialista. “Lo único que pueden sacar de aquí es que estoy a disposición de este señor”, ha dicho, y ha rematado que hará lo que le pida, “sea ir a Bruselas a barrer la burocracia, o pasar a la sala de máquinas de Durban”. Aunque esto, ha especificado, no incluiría ser ni ministro de Economía, ni ministro de Asuntos Exteriores, “por cuestión de edad”, y ha recordado que lo que va a cumplir son 70 años.

También ha aprovechado para reiterar su vieja teoría de los expresidentes, que según él son como los jarrones chinos en una apartamento pequeño: "Se supone que tenemos un gran valor –ha dicho- y nadie se atreve a tirarnos a la basura, pero estorbamos donde quiera que nos pongan". De esta forma, González ha insistido en que todo el poder y la responsabilidad del partido recae en Rubalcaba, pero no sólo para lo que suceda en las elecciones del 20N, sino también en el día siguiente. Aunque también ha aclarado que si se produjera un proceso de primarias después él se mantendría neutral: “Que las resuelvan –ha dicho- y que después el que resulte elegido me diga lo que quiere que haga”.

Lo que propone la CEOE no es la salida
También ELPLURAL.COM y otros medios han preguntado al expresidente sobre las propuestas que realizó ayer la CEOE para facilitar la salida de la crisis: moderación salarial, abaratamiento del despido… Propuestas que González ha repetido varias vec es que “no me gustan”, porque son de corto recorrido, “pan para hoy, hambre para mañana”. Incluso ha ironizado y ha recordado que antes los empresarios pidieron indemnización por el despido de 20 días, ahora de 12.., y que espera  que “no llegue el momento en que vayan a tener que indemnizar los despedidos”.

“No se debería aceptar –ha insistido- ninguna propuesta, no sólo de la CEOE, sino tampoco de sindicatos, partidos…, que no tuviera una hoja de ruta, ir acompañada de un informe de impacto en el que se contemple la mejora de la competitividad y el aumento de la productividad”. Según ha subrayado González, recortar los salarios es iniciar una cadena de errores, porque, se ha preguntado, “¿cuánto se deprime el consumo a partir de estos recortes en los sueldos? ¿Y entonces al producirse menos no habría que volver a recortar salarios?... ¿Cuánto tardaríamos en tener sueldos y condiciones laborales asiáticas?”

Defensa de la sanidad y la educación públicas
Felipe González ha hecho también una encendida defensa de la educación y la sanidad públicas. En concreto, sobre la sanidad, ha recordado lo que sucedió con la experiencia británica, que tras el proceso privatizador al que la sometió Thatcher pasó de ser la mejor del mundo, a una sanidad deficitaria. Y ha pedido que no recorten el gasto en sanidad, porque “no sólo garantiza cohesión social y es un colchón extraordinario en momentos como este de crisis”, sino que permite a España investigar e innovar en un sector punta. “En esto somos campeones del mundo, como los chicos que dan pataditas a la pelota”, ha rematado, antes de repetir su petición de que “no destrocen la sanidad pública”.

Felipe González, que ha dedicado gran parte de su intervención inicial a explicar que en Europa está el problema, pero también la solución, ha considerado impensable que desapareciera el euro. “No hay mecanismo para salir del euro”, ha recordado, antes de mostrar su seguridad de que es imposible que España se saliera de la moneda única, porque España es un país central en Europa, porque además la salida de un país como el nuestro significaría el fin de la moneda única, “y el euro va a sobrevivir”.