El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, ha descartado un adelanto electoral en Galicia, algo absolutamente lógico dado que será la única Comunidad Autónoma con mayoría absoluta y además gobernada por el PP. Los resultados de este partido en las Europeas y en las municipales de mayo auguran que, de convocarse elecciones al Parlamento de Galicia, también los populares perderían allí la mayoría absoluta que obtuvieron en octubre de 2012, por lo que ni Feijóo ni el PP tienen la más mínima intención de adelantar los comicios en esta Comunidad Autónoma.

Sus ganas de saltar a la política nacional
Aunque Alberto Núñez Feijoo siempre lo niega cuando le preguntan los periodistas, tanto en el PP nacional como en el gallego saben que quiere dar el salto a la política nacional en la que ya desempeñó cargos durante el Gobierno de Aznar. Concretamente en 1996 fue nombrado secretario general del Ministerio de Sanidad siendo ministro Romay Beccaría -su mentor en el PP gallego-, ese mismo año fue nombrado presidente del Insalud y del 2000 al 2003 fue presidente de Correos. En 2003 regresó a Galicia para ser consejero de obras públicas y vivienda. A pesar de que lleva 12 años dedicándose a la política gallega, jamás se desvinculó de la capital de España, a donde viaja asiduamente para reunirse con periodistas. Feijoo jamás ha dejado de cultivar a la prensa madrileña, de ahí que siempre se le coloque en quinielas para ocupar cargos o en el Gobierno o en la dirección nacional del PP.

Lealtad después de cuestionar a Rajoy como candidato
Unas declaraciones del Presidente gallego tras las elecciones municipales y autonómicas en las que aseguró que "quizá" habría que plantearse la candidatura del PP a las generales sembraron cierto desconcierto, dado que se suponía que la relación entre Feijoo y Rajoy era muy estrecha. Poco después rectificó, proclamó su lealtad a Rajoy y dijo que era el mejor candidato posible. Pero desde el 24 de mayo, y sobre todo desde que Rajoy anunciará que hará cambios en el Gobierno, su nombre ha sonado como relevo de Cospedal al frente del partido, como ministro e incluso como portavoz. Muchos medios de comunicación le ha considerado desde hace tiempo como el 'delfín' de Rajoy, otra cosa es que el Presidente del Gobierno y del partido lo vea así.

En la rueda de prensa posterior a la reunión semanal de su gabinete, afirmó que "mi trabajo está en Galicia y mi trabajo es ser presidente de la Xunta", tras ser preguntado por los rumores que le colocan en Madrid. En el mismo encuentro dejó claro que no habrá elecciones gallegas hasta octubre de 2016 porque "en este momento la estabilidad de los gobiernos de España es algo muy apreciado y cada vez, según vayan pasando los meses, se apreciará con mayor intensidad".

Y con los peores resultados en unas municipales
El Partido Popular gallego ha obtenido los peores resultados de su historia en unas elecciones municipales. La imagen de moderado que Feijoo tiene en Madrid le ha ayudado a camuflar un resultados catastróficos que darán como resultado que el PP, en el mejor de los casos, solo conserve dos de las alcaldías de las 7 grandes capitales gallegas: Orense y Ferrol. Perdería Santiago, Coruña, Lugo, Pontevedra y Vigo, además de las Diputaciones Provinciales. El PP conservará la Diputación de Orense pero perderá la Diputación de Pontevedra que llevaba gobernando desde hace 32 años. Su último presidente, Rafael Louzán en el cargo desde hace 12 años, estaba imputado por soborno y Feijoo no se tomó la molestia de apartarle del cargo.

Y Por primera vez retrocede en el mundo rural
Si para el PP es un shock perder la Diputación de Pontevedra y las alcaldías de todas las grandes ciudades menos Orense, lo más preocupante es que por primera vez en unas elecciones municipales retroceden en el mundo rural gallego, el auténtico bastión electoral de los conservadores. Han perdido prácticamente todas las mayorías absolutas y pueden perder las alcaldías de 12 localidades de más de 15.000 habitantes, localidades que al ser cabeceras comarcales tiene un impacto político muy importante.

El PP obtuvo en las municipales de 2011 en Galicia 709.000 votos y en estas sacó 520.000, por debajo de los resultados de 1991 cuando  con la marca de Alianza Popular, sacaron 565.000 votos. Feijoo tiró de argumentario tras las elecciones para declarar que el PP había sido el partido más votado y tiró de comparativa con otros territorios españoles. "Hemos tenido en Galicia un 36% de los votos y en España un 27%", dato que no es exactamente así porque hay Comunidades en las que el PP también superó el 30% de votos y además va a retener alcaldías. Comparativamente es mucho mejor el dato del PP en Castilla y León y en Castilla-la Mancha que en Galicia.