O si lo prefieren, modifican la verdad. Lo que hacen en el Gobierno gallego, según denuncian desde la oposición, es ‘maquillar las cuentas’, o como se decía antes más amaneradamente, ‘ingeniería económica’.  “Si usted presenta unas cifras de equilibrio fiscal más favorable que la mayoría de las Comunidades Autónomas -vino a decir Vázquez a Núñez Feijoo- es porque ‘deixa as facturas no caixón’”.

Estratégico adelanto del cierre del Presupuesto
Y como apoyo a sus palabras el jefe de la oposición gallega aireó el Diario Oficial de Galicia donde venía a demostrarse que, en efecto, un buen taco de miles de facturas del año 2011 se quedaron en el cajón de la administración gallega. O más exactamente, no llegaron a ese cajón.

Lo que denuncian los socialistas  es que el año pasado el Gobierno gallego decidió, porque sí, en un acto sin precedentes, adelantar al 29 de septiembre la orden de cierre del ejercicio presupuestario, que fue publicada en el Boletín oficial de Galicia al día siguiente. Pero encima, la Xunta puso como fecha límite de recepción de esas facturas ¡ese mismo día 30 de septiembre!

Las empresas tuvieron que 'comerse' sus facturas
Para que se entienda, la Xunta de Galicia, por sorpresa y con entrada en vigor inmediata, anunció a todas las empresas que trabajan para la administración gallega que las facturas que no hubieran presentado a finales de septiembre, y todas las que se crearan en el último trimestre de 2011, las tenían que guardar en sus cajones porque, simplemente, en la Xunta no es que no las fueran a pagar, es que no las iban ni a recibir…, o lo que es lo mismo, no las iban a contabilizar.

Como es bien sabido, es precisamente en esos últimos 3 meses del año cuando se presentan en torno al 30% de las facturas del año. De esta manera, y puesto que no iban ni a recibir las facturas, aunque las debieran, esos miles de facturas no serían contabilizadas en las cuentas de la Xunta de 2011, lo que ‘maquillaría’, literalmente, sus números de déficit.

Hasta ahora los ejercicios se cerraban en noviembre
Hasta el año 2011, como decíamos, el cierre del ejercicio presupuestario se producía mucho más tarde. En concreto, en el último ejercicio con los socialistas gallegos en el Gobierno, año 2008, las cuentas se cerraron a finales de noviembre y el plazo para pagar las facturas, entre el 15 y el 20 de diciembre. Feijoo ya cambió en 2009 y 2010 estas fechas, pero al menos ‘recibía’ las facturas hasta el 15 de noviembre. Este año, que el déficit era más acuciante decidió adelantar el cierre a ¡septiembre!

Es decir, al contrario que Esperanza Aguirre, que ocultó facturas, lo que ha hecho el presidente gallego es maquillar sus cuentas con el truco de “no recibir” facturas que ahora, eso sí, tiene que pagar a lo largo de 2012. En cualquier caso, desvío en cajones, ‘maquillaje’…, o ‘ingeniería económica’. Núñez Feijoo, por cierto, en el Parlamento gallego no ha negado la acusación, sino que calificó a Pachi Vázque de “irresponsable” por sembrar la “incertidume” sobre la solvencia de las finanzas autonómicas.

¿Adelanto electoral?
¿Y ahora, en 2012, qué? Las fuentes políticas gallegas con las que ha hablado ELPLURAL.COM señalan una doble posibilidad. O bien Núñez Feijoo está pensando en adelantar las elecciones –tendría que convocarlas entre septiembre y marzo de 2013-, “o bien –apuntan humorísticamente.., o quizás no tanto- el Gobierno gallego podría adelantar a principios del verano el cierre del ejercicio presupuestario”.