La idea la adelantó el propio Feijóo en una entrevista en La Voz de Galicia, el domingo pasado, alegando razones de austeridad y ayer lo confirmó el número dos del Gobierno autonómico y del PP gallego, Alfonso Rueda. Aunque no se ha ofrecido datos sobre el alegado recorte, si se tiene en cuenta el salario de los 14 diputados que se pretende eliminar (cada uno de ellos gana 80.700 euros brutos anuales), se ahorraría un millón de euros. Una cifra poco significativa teniendo en cuenta que es lo que ha gastado la consellería de Industria en una campaña publicitaria para vender confianza en la economía gallega.

Primar sus bastiones electorales
Detrás de la decisión de Feijóo, que podrá hacer realidad a pesar de la oposición del resto de grupos políticos gracias a su mayoría absoluta, hay una estrategia para alterar el reparto de fuerzas en el Parlamento primando sus bastiones de Ourense y Lugo, que ganarían peso. Con el mismo resultado conseguido en 2009, con la reducción de diputados planteada, el PP gallego obtendría dos escaños más. El plan coincide con sondeos internos del partido que reflejan que Feijóo podría perder la mayoría absoluta.

Un pucherazo electoral
Los socialistas y el BNG han lanzado fuertes críticas contra Feijóo desde el lunes pasado, un día después del esbozo de su idea hecho por el presidente gallego en la referida entrevista. El portavoz nacional del Bloque, Guillerme Vázquez, acusó al PP de buscar un “pucherazo electoral”, mientras el candidato por ese partido a la Presidencia de la Xunta, Francisco Jorquera, lo calificó de “táctica golpista”, según La Voz de Galicia.

Pretende perpetuarse en el poder
El diputado socialista José Luis Méndez Romeu desmontó el pretexto de Feijóo de que con su propuesta persigue ahorrar gasto público, al afirmar que lo que pretende es “perpetuarse en el poder” y que se trata de “un escándalo mayúsculo”.

Una reforma a medida del PP
En referencia a la afirmación del número dos del Gobierno gallego respecto a que los ciudadanos no entenderán que no se apoye la reducción de la Administración, el diputado socialista afirmó que “lo que no entenderán es que se haga una reforma a medida del PP, para que poda gobernar eternamente”.