Alberto Núñez Feijóo ha dado la voz de alarma este lunes al abrir la puerta a dejar la política tras dos legislaturas como presidente de la Xunta de Galicia. Lo ha afirmado durante una entrevista en Onda Cero, en la que ha anunciado que trasladará su decisión al presidente del PP “en los próximos días”.

Feijóo ha recordado que cuando llegó a presidente de la Xunta “quedamos en que dos legislaturas era un tiempo suficiente” y que, tras haber celebrado los cuatro congresos provinciales del PP en Galicia, toca ahora hacer el regional, “ponerme a disposición del partido y decir lo que es mejor para el partido”.

“Debate personal”

El presidente gallego ha reconocido que tiene ante sí un “debate personal, es decir, mi tiempo político ha estado bien invertido” y se pregunta: “¿voy a seguir dedicándome a la política o, por el contrario, inicio otra actividad profesional?”

Feijóo, acto seguido, ha explicado que en su decisión final “será muy determinante haber concluido cuatro congresos como creo que deberíamos hacerlo, con renovación, con unidad y con lealtad”.

Sonó a despedida

Las palabras de Núñez Feijóo llegan un día después de su discurso en Pontevedra, con la presencia del mismísimo Mariano Rajoy, y que sonó a despedida al autofelicitarse por haber tenido “la honra” de estar al frente de la formación en esta región, momento en el que llegó a emocionarse.

A Madrid

Las palabras de Feijóo llegan en el momento en el que la figura de Mariano Rajoy está más cuestionada que nunca dentro de su partido. El nombre del presidente gallego siempre ha sonado fuerte como sucesor en Madrid, pero él siempre ha defendido, y así lo ha seguido haciendo en esta última entrevista, que siempre estará “para apoyar a Rajoy”.

Acusaciones de favoritismo

En la decisión final de Alberto Núñez Feijóo de continuar o no en política, también podría influir las investigaciones que está llevando a cabo la UDEF en el Ayuntamiento de A Coruña.

La rama de la policía que investiga delitos económicos registró la semana pasada el Consistorio gallego en busca de información sobre un contrato de 2,3 millones firmado en 2012 por el Partido Popular a la empresa Eulen, de la que la hermana de Fijóo es apoderada en Galicia.

Del Ayuntamiento que ahora está gobernado por una candidatura ciudadana, los agentes de la UDEF requisaron distintos contratos del anterior gobierno local dentro de la investigación por supuesto tráfico de influencias.

Estas acusaciones de favoritismo entre el PP y Eulen ya se iniciaron en la primera legislatura de Feijóo al frente de la Xunta pero se intensificaron a partir de 2012 cuando se produjo este contrato investigado y del que el PSOE pidió su nulidad.