No es la primera vez que las tecnologías traicionan a los políticos, a veces es un micrófono indiscreto presente en una conversación, en otras ocasiones, un correo electrónico mal enviado o un mensaje en Twitter del que luego se pueden arrepentir. En el caso del portavoz de Ciudadanos en Avilés, se podría decir que ha sido su mala cabeza la que le ha traicionado, eso, y tener demasiados grutos en WhatsApp.

Todo empezó cuando Juan Cuesta, decidió quedarse a gusto y explicarles a algunos conocidos suyos lo que pensaba sobre su compañera de partido, la concejala de Ciudadanos Carmen Pérez Soberón. Hasta aquí todo normal, si no fuera porque su opinión la expresó en insultos y en un grupo de WhatsApp en el que estaba la propia ofendida y otros miembros de Ciudadanos.

Tras ser llamada “puta vaga”, Soberón lo puso en conocimiento de la dirección nacional del partido que ha estudiado el caso. El resultado: Juan Cuesta ha sido expulsado del partido. Desde Ciudadanos Asturias entienden que el comportamiento de su portavoz en Avilés no puede permitirse en una formación que busca la regeneración democrática de la política.

"Los estatutos del partido son un marco inquebrantable que garantizan la regeneración y transparencia de la formación", han explicado para asegurar que Cuesta ha violado dichos estatutos.

Se niega a dejar su acta

Pese a estar fuera del partido, Cuesta se ha negado a dejar su acta de concejal "hasta el día que echen a la otra concejala", apuntando a la insultada. "Es ella la que ha incumplido con los estatutos", pues le acusa de ausentarse del Consistorio y no cumplir con su trabajo.

"Me sorprende y desagrada" la decisión del Comité Ejecutivo Nacional ha dicho. En su defensa, ha denunciado que realmente su expulsión ya estaba decidida. Además, no entiende que le comuniquen que puede recurrirla cuando, al mismo tiempo, Ciudadanos ha hecho público su castigo.