Jorge Fernández Díaz es una figura reconocida por su faceta de ferviente católico, después de que descubriera la fe tras un viaje a Las Vegas en 1991. Reconvertido en supernumerario del Opus, el exministro de Interior  ha cargado duramente esta semana contra el Papa Francisco debido a su posición sobre Venezuela.

Fernández Díaz, que considera a Nicolás Maduro como "una catástrofe económica y humanitaria" y al régimen chavista "una dictadura militar", afirma en su blog que el Papa "convalidó con una jugarreta de cuarta al régimen de Nicolás Maduro al pedir que se unan las partes y que dialoguen".

Acto seguido, subraya: "No sean hipócritas, ni mentirosos. Están convalidando un baño de sangre en Venezuela. Alrededor del mundo, es indefendible lo que está haciendo el Papa. Abandonó a los venezolanos. Se fue a Panamá y después a Emiratos Árabes mientras hay un incendio en América Latina, de donde proviene. Es gravísimo y una vergüenza que la Iglesia argentina se pliegue a esta enorme mentira”.

Quien fuera ministro de Mariano Rajoy, lanza, además, acusaciones sin piedad contra la Iglesia: "Se arrepentirá de su accionar frente a la situación venezolana como pidieron perdón tantas veces, por haber apoyado dictaduras sangrientas y avalar que mataran gente a lo largo de la historia".

Por otra parte, el exdirigente del PP recomienda a la organización eclesiástica "pedir perdón por lo que están haciendo por Venezuela". A su entender, "es lamentable que el Episcopado salga a decir algo así, apretado desde Roma obviamente. Hay una sola parte que tiene las armas y que dispara en territorio venezolano. El baño de sangre ya existió".