Los concentrados no han dejado arrancar a Rajoy su discurso en varias ocasiones. Han pedido a la plana mayor del PP que bote. “Socialista el que no bote”, se ha escuchado con insistencia. Algunos han botado. El líder ha tirado de su humor gallego: “Que boten todos menos Soraya que no le conviene hacerlo ahora”. El motivo es que hace unos días fue madre.

Un gran nación
Rajoy tras esto ha hablado.”Hoy podemos decir que tenemos una mayoría muy importante en la Cámara, en el Congreso y en el Senado”, ha dicho. A renglón seguido, ha subrayado que “España es una gran nación y lo mejor que tiene son los españoles, que van a dar la batalla a la crisis. Saldremos adelante y España estará a la cabeza de Europa”. Ante esto, el público ha coreado “el pueblo, unido, jamás será vencido”.

Invitación para todos
Rajoy ha asegurado que su proyecto político “invita a todos”, a los que le han votado y a los que no. “Lo que tenemos por delante exigirá mucho trabajo y mucha unión”, ha vaticinado.

Que nadie se inquiete
Esto mismo lo había mencionado minutos antes a la prensa, en una comparecencia sin preguntas (en la sala de prensa del PP no se ha respondido públicamente a ninguna en todo el día). Ha mandado un mensaje a los que no le han votado. “Estoy decidido a ser el presidente de todos. Nadie tiene que sentir inquietud ninguna”. Según sus palabras, priorizará el interés general a los particulares. Ha prometido que no habrá “rencillas” y que habrá “esfuerzo común, esfuerzo solidario”. Su objetivo es “devolver a los españoles el orgullo de serlo”. No obstante, “no habrá milagros, no los hemos prometido”. En ese sentido, Alfredo Pérez Rubalcaba ha acusado como candidato socialista que era a Rajoy de ocultar su programa y de dejarlo ambiguo.

Paquito el chocolatero
Poco antes de que Rajoy apareciera como el vencedor, la sede del PP ha parecido por unos minutos el ayuntamiento de un pueblo y la calle Génova su plaza en mitad de unas fiestas. Ha sonado por los altavoces Paquito el chocolatero y la gente congregada se ha desaforado.

Banderas del PP y españolas
“Yo soy español, español, español”, han gritado bastantes personas, recordando el grito que más se dio cuando España ganó el Mundial de Fútbol. Las banderas del PP se han mezclado con las españolas en esa plaza en la que se ha festejado el hundimiento del PSOE. El Waka Waka de Shakira también se ha escuchado.