Las palabras del expresidente de Murcia Alberto Garre pidiendo a Mariano Rajoy que dé un paso atrás para facilitar las cosas al partido, y al país, no han gustado a la cúpula del PP y a personas afines al presidente popular. Su número dos en el Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha salido a desautorizar a Garre, pero no ha sido la única.

Sáenz de Santamaría ha dicho, al ser preguntada en Los Desayunos de TVE, que Garre “está de salida” y ha recomendado al expresidente murciano guardarse sus “peripecias personales” y pensar en el "bien" del PP y de España.


Lo del "clamor silencioso"
La vicepresidenta no ha sido la única. El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, ha defendido también el liderazgo de Rajoy, en una entrevista con Espejo Público, donde ha pedido “lealtad” a Garre.

"Eso del clamor silencioso lo dirá él. Recomiendo lealtad y prudencia para expresar la propia opinión en los órganos internos, pero en todo caso no he escuchado nada de lo que él dice en ningún comité nacional del PP", ha dicho Fernández Díaz. Garre aseguró que en el PP hay "un clamor silencioso" que pide el relevo de Rajoy.

El ministro ha asegurado que Rajoy es “la única persona que suscita un consenso básico” en su partido y ha advertido de que en caso de repetirse las elecciones, el PP tendrá el mismo candidato.


PP, ¿una secta?
A Rajoy también le ha defendido Cristina Cifuentes, que le ha considerado “el mejor presidente que ha tenido España" y el responsable "de sacar a España de una situación de, prácticamente, desahucio".

"Nosotros no somos una secta, afortunadamente, y puede haber opiniones diferentes de todo tipo y, por supuesto, yo las respeto todas", ha dicho Cifuentes.

Las declaraciones de Garre a la Cadena SER, esta mañana, se han producido después de que el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, dijera ayer que es “imposible” que Rajoy encabece un gobierno apoyado por PSOE y Ciudadanos.