Ha rondado y rondado el puesto, dejándose querer, pero visto que no acababa de llamarla nadie como 'salvadora', Esperanza Aguirre ha dado el paso y se ha ofrecido ella, no fuera a encontrarse con una 'sorpresa'. Y para que si Rajoy, que no la soporta, como es sabido, fuera a pensarse en decirle que no, Aguirre se ha ofrecido en público, delante de los medios, de forma que ignorarla resulta más difícil.

Nadie parecía llamarla..., así es que se ha ofrecido ella
La situación entre los líderes del PP madrileño y el nacional es tal, que la 'oferta' de Aguirre para ser la número uno en la lista de Madrid, no tiene desperdicio: "No me quiero hacer de rogar para nada, si quienes tienen que decidir piensan que yo puedo ser un activo para el PP en cualquiera de los puestos que piensen que pueda ser de utilidad, por supuesto yo estoy a disposición". Versión larga, como se ve, de "si tú me dices ven, lo dejo todo".., a pesar de lo que dije antes de ti, podría añadirse.

Muy en su 'perfil', Aguirre se ha ofrecido, pero ha dicho que "de rogar nada". Foto EFE Muy en su 'perfil', Aguirre se ha ofrecido, pero ha dicho que "de rogar nada". Foto EFE



Y es que hasta ahora, la 'lideresa', tan crítica en algunos momentos con la gestión de la actual dirección nacional, se había hecho 'la estrecha'. Incluso llegó a decir que ella estaba en el partido para "el debate de ideas" y no para jugar a ser candidata. Pero el tiempo pasaba y en Moncloa, quien tiene que decidir, dado el sistema 'de primarias' del PP, no parecía darse por enterado, así es que Esperanza se ha lanzado al ruedo: "lo que interesa es acertar en las personas que vayan a defender mejor los principios y valores del partido", ha dicho a los periodistas.

Esperanza tiene prisa
Y sobre cuánto tiempo tocará esperar aún, que conociendo a Rajoy puede ser no poco, Aguirre se ha permitido adelantar que "si se quiere nombrar a personas que no sean suficientemente conocidas, quizás sería tardío (esperar), pero no parece que sea el caso". O sea, que descarta sorpresas. O la candidata es ella, o lo será Cristina Cifuentes. O poco más.

La primera reacción del candidato socialista no ha dejado de tener humor. Antonio Miguel Carmona ha aprovechado para comenzar a meter el dedo en la herida: "no es grato ver a nadie humillarse para ser candidato", ha dicho.

Nadie cree en el PP que resulte posible un 'duo' Aguirre/Nacho González para Madrid
En el propio PP, aunque ha nadie ha sorprendido, las reacciones están siendo tibias. Para empezar, lo que dicen a este periódico es que "se hará lo que quiera Rajoy", y para seguir, que "este paso dado por Aguirre no es buena noticia para su amigo Ignacio González, porque difícilmente Mariano Rajoy va a permitir que formen 'ticket' en Madrid".

Los problemas para la candidatura de Aguirre no son pocos. Sigue en la memoria de los votantes el tema Gürtel, y la implicación de uno de sus grandes 'protegidos' durante años, López Viejo. Por si eso fuera poco, la operación Púnica y la caída de quien fue otro de sus manos derechas, Francisco Granados, tampoco le ayuda. Son temas que seguirán abiertos y calientes durante la campaña.

Y luego está lo suyo. Su salida de la Comunidad por razones de salud, por un lado. Su huida de los agentes de movilidad y otros 'asuntillos' por otro... Ella ha dado el paso, "se ha humillado", como ha dicho Carmona, ahora falta ver qué dice el 'dedo de Moncloa'.