Primero se desmarcó de la reforma del aborto, ayer se plegó a la posición del Grupo Popular y del Gobierno con el pretexto de que no quería ser una “traidora” en medio de una supuesta operación socialista para que diputados del PP votaran en contra de su propio Grupo. Hoy vuelve a pretender liderar a los que presumen de insumisión ante la ley retrógrada que elabora Gallardón. Celia Villalobos registra a cada paso que da su patente de cinismo.

Dice hoy que no hay unanimidad
La vicepresidenta primera del Congreso ha vuelto a decir este miércoles que en el PP “no hay unanimidad” sobre el anteproyecto de ley del aborto e incluso ha apuntado que espera que el proyecto no llegue a la Cámara Baja. Esto, un día después de no votar, en votación secreta, a favor de la iniciativa del PSOE para parar la reforma.

En los pasillos del Congreso
Villalobos se ha manifestado así en declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, después de que el PP al completo rechazara, ayer, la propuesta socialista. En esa votación secreta, el PP logró sumar 183 votos, aunque registró alguna abstención en sus filas.

"Traicionar" al PP
Preguntada por el resultado de esa votación, la diputada del PP ha dicho que "no esperaba otra cosa" porque "a los del PP" no les gusta que les den "oportunidades" para "traicionar" a los suyos. "Las cosas hay que hacerlas al aire, tranquilamente”.

Insiste en que no hay unanimidad en su partido
Villalobos añadió que la práctica unanimidad que hubo en el PP en apoyo al anteproyecto de ley que promueve Alberto Ruiz-Gallardón no es real. "No, por supuesto que no, para nada. No hay unanimidad, es cierto lo que dice la vicepresidenta (Soraya Sáenz de Santamaría). Hay muchas sensibilidades en el PP", ha respondido Villalobos preguntada a este respecto. Preguntada por si espera modificaciones al proyecto de Gallardón en el trámite parlamentario, Villalobos ha respondido: “Yo espero que no llegue".

La votación de ayer... 'no iba sobre la reforma del aborto'
No obstante, ha querido dejar claro que este martes el Pleno del Congreso "no aprobaba la Ley del Aborto del señor Gallardón". "Ayer lo que le estábamos diciendo al PSOE es que no intenten engañarnos que no vamos a entrar, nada más. Ayer el PSOE quería que traicionáramos de forma un poquito fraudulenta a nuestro grupo parlamentario, y eso une mucho", se ha defendido Villalobos.

Lo que tenía que votar
Respecto a si ella votó en conciencia aprovechando que se trataba de una votación secreta, la vicepresidenta de la Cámara ha contestado que votó "lo que tenía que votar" al igual que "muchos" de sus compañeros, y ha negado que alguien le impusiera cuál debía ser el sentido de su voto. "No impusieron nada. A mí no me llamó nadie y nadie llamó a nadie. No se equivoquen", ha subrayado.