Agentes de la Policía frente a la manifestación en la que cerca de 500 personas han protestado desde las ocho de esta tarde ante la sede madrileña del PP contra la corrupción y con gritos de "ladrones dimisión" y "a Soto del Real la Cospedal". EFE



Una multitud se está concentrando esta noche alrededor de la Calle Génova, exigiendo la dimisión de Mariano Rajoy al grito de “Este presidente, es un delincuente”. La Policía Nacional, como el pasado día 18, ha realizado un gigantesco despliegue policial para blindar la sede del Partido Popular y ha dividido las protestas en dos grupos. Sin embargo, los manifestantes han rodeado el cordón para concentrarse en la entrada a Génova por Alonso Martínez.

La Policía esta vez sí ha permitido a los periodistas entrar dentro del cordón policial, sin embargo, han colocado las furgonetas de antidisturbios de manera estratégica para obstaculizar la toma de imágenes de los manifestantes.

Ladrones
Antes de las siete y media, medio millar de personas se encontraba dentro del cordón policial en torno a Génova 13, iniciando su protesta con grito de "ladrones" y "la voz del pueblo no es ilegal", aunque el más repetido ha sido “este presidente, es un delicuente”. Muchos de los que se manifestaban portaban carteles como afectados por las preferentes de diferentes bancos, entre ellos Bankia.

15 furgones
El fuerte cordón policial, compuesto por más de 15 furgones de la Policía Nacional, custodiaba la sede del PP y pedía a cualquier persona que quería acceder que se identificara y, en el caso de que dijera que era periodista, que mostrara su credencial de prensa.