Era lo esperable, pero las preguntas que le lanzaban sobre las primarias en el coloquio que ha seguido a su discurso han llegado a repetirse tanto que Tomás Gómez no se contuvo más: "espero que haya preguntas también sobre las soluciones que ofrecemos los socialistas a los problemas de España y de Madrid", protestó, sólo medio en broma, al moderador. Pero en realidad no estaba pasando otra cosa diferente que la esperada desde que se supo que el propio Gómez había elegido para presentarle a Carme Chacón, que en tándem con él encabeza a los ojos de medios periodísticos y políticos la 'oposición' más visible a la actual dirección del PSOE.

Nadie de la 'estructura de dirección' de Ferraz estaba presente para escuchar a Gómez y Chacón.  EFE Nadie de la 'estructura de dirección' de Ferraz estaba presente para escuchar a Gómez y Chacón. EFE



Chacón, mucho más que una simple presentadora
La asistencia al desayuno-conferencia, celebrado en el hotel Ritz de Madrid, ha sido masiva. Dos salones llenos hasta el punto de desbordar a los organizadores. Y la inmensa mayoría esperando escuchar sus propuestas, pero también, una respuesta a las preguntas que más morbo levantan: ¿pedirían elecciones primarias? ¿anunciarían su candidatura conjunta, o por separado? ¿jugarían abiertamente ese papel de 'oposición' interna a Ferraz?

Las preguntas, casi sin excepción, han tenido cumplida respuesta en la hora y media que ha durado el acto. Carme Chacón ha hecho mucho más que una simple presentación del invitado principal, como les hemos contado en ELPLURAL.COM, y ha realizado toda una exposición sobre su visión del problema catalán y su relación con España.., una intervención de quien sigue queriendo tener un futuro en política.

"Un avión con problemas de motor y de fuselaje"
Y hacia el final de su discurso ha hecho una referencia, no expresa, sino al contrario suficientemente ambigua como para ser interpretada, pero que puede resultar muy reveladora sobre el papel que sigue queriendo jugar al hablar del futuro.., para España, para Cataluña.., y para el PSOE: "Se equivocan quienes creen que simplemente estamos atravesando una zona de turbulencias y los problemas se superarán con el paso del tiempo" ha comenzado diciendo, para concluir: "el avión tiene problemas de motor y de fuselaje; necesita una tripulación de refresco que hable otro lenguaje, hay que arrinconar el lenguaje del odio y el miedo y movilizar emociones".

Tomás Gómez, a pesar de sus protestas iniciales, ha respondido a todas estas preguntas. Y en algunas él sí ha sido muy claro. Por ejemplo, ha puesto 'su' fecha ideal para las primarias internas en su partido: el próximo mes de febrero de 2015, antes de las europeas.

La Conferencia política debe cerrar el calendario
Y también ha sido muy claro sobre cuándo querría que ese proceso se regulara. "Hace falta un PSOE fuerte", ha comenzado su argumentación, para señalar a continuación que la Conferencia política que celebrará a partir del 8 de noviembre debe cumplir con dos funciones: "la primera, plantear la sociedad que queremos para los españoles", y la segunda "establecer las fechas que marquen el proceso de cambio en nuestro partido". Y ha advertido que "si no se cumple alguna de las dos, fallaremos a las expectativas de los españoles sobre nosotros".

Tomás Gómez, que ha tomado el ejemplo de Chacón sobre la necesidad de una "nueva tripulación", ha asegurado que Rubalcaba sabe lo que él piensa al respecto, y sobre su posición personal, aunque menos claro, ha apuntado que: "mi partido tiene que establecer plazos, y tan pronto como se establezcan esos plazos sabrán lo que yo haré". Ha sido en ese momento cuando, ante la reiteración de las preguntas, ha explicado que en su opinión esas primarias deben ser "antes de las europeas..., febrero sería una fecha muy oportuna", ha concretado.

A reforzar la imagen de que Tomás Gómez y Carme Chacón son vistos como 'la oposición' a Ferraz la puede dar el hecho de que no hubiera apenas representantes en el desayuno de quienes se puede considerar 'el aparato' de Ferraz y sus líderes más cercanos. Tan sólo los que tienen sus raíces en la política madrileña, como es el caso de Rafael Simancas o de Jaime Lissavetzky.