Rajoy en Castellón en julio de 2008 junto al condenado Carlos Fabra y a varios protagonistas de la Gürtel valenciana



La dimisión del secretario general de UGT-Andalucía, Francisco Fernández, no borra las irregularidades que se hayan podido cometer en el sindicato respecto a escándalos recientes como las facturas falsas y los EREs. Los tribunales determinarán las responsabilidades judiciales, sin excluir que otros cargos asuman responsabilidades. Pero en estos tiempos de corrupción hiriente en la que desde partidos políticos como el PP se movilizan para pedir indultos por sus compañeros condenados, es al menos un paso de respeto interno por sus bases.

Cayo Lara invita a "tomar nota"
El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha valorado por ejemplo el gesto de Fernández para apuntar que "debería ser ejemplo y tomarse nota de él" en otros "espacios de la vida pública española y para otras sedes de partidos". Conviene recordar en este sentido que también dimitió en bloque la cúpula de este sindicato en Cádiz.

En el PP miran para otro lado...
En la dirección del PP por ejemplo contaban con un gerente y tesorero que ahora está en la cárcel y que custodia más de 48 millones euros en Suiza. Movía parte de
ese dinero ayudado por otro extesorero del PP, Ángel Sanchis. El caso Bárcenas constituye por ahora el eslabón más importante de la Gürtel, la trama de corrupción que creció en torno al PP. Hasta el juez Pablo Ruz investiga si el PP pagó con dinero de la contabilidad B al arquitecto que reformó su sede nacional en Génova 13, Gonzalo Urquijo. Más allá de algunos de los imputados directos en la Gürtel, ningún dirigente del PP de los encargados de velar por el buen nombre de su partido y la limpieza de las cuentas ha asumido a día de hoy ninguna responsabilidad política por estos escándalos.

... y exigen más a UGT y a la Junta
Sobre las responsabilidades respecto a Carlos Fabra, expresidente del PP en Castellón arropado por su partido a pesar de los indicios en su contra, el portavoz parlamentario Alfonso Alonso eludió el asunto hace unos días diciendo que tras la sentencia esa persona había pedido la baja de la militancia popular. Pero parece que movimientos como los de UGT dificultarán al PP seguir escondiéndose. Habrá que esperar en cualquier caso. De momento la vicesecretaria del PP-A, Alicia Martínez, ha salido a la palestra para advertir de que la dimisión del dirigente de UGT es "sólo un indicio de la gravedad de lo que ha ocurrido" en torno al fraude con las facturas falsas.

Los ejemplos del PP a la hora de investigar
La dirigente popular andaluza ha advertido de que su partido no se va a conformar con esta dimisión y seguirá exigiendo explicaciones para "conocer la verdad" sobre posibles irregularidades cometidas por UGT, poniendo en duda el interés de la Junta de Andalucía por "llegar hasta el final". "No confiamos para nada en el Gobierno andaluz", ha subrayado ampliamente Martínez reprochando a la presidenta Susana Díaz que el Gobierno regional no se persone como acusación en el caso del "fraude" de las subvenciones. El PP se personó en la Gürtel pero el juez Ruz les expulsó reprochándoles que con su actuación parecían "contradecir" su función de investigar los hechos, especialmente en lo relativo a Bárcenas y su esposa.

Por cierto que el portavoz parlamentario que callaba sobre Fabra se mostró el mismo día muy duro con UGT ante las informaciones que le han costado el puesto en Fernández. Alfonso Alonso instaba al sindicato a actuar porque estaba inmerso en un "descrédito profundo". Y eso que hasta el portavoz cuenta con su propia sombra Gürtel particular.