Teresa Romero, la enfermera ingresada en el hospital Carlos III de Madrid por contagiarse de ébola, no recuerda haberse tocado la cara con un guante tras atender al misionero Manuel García Viejo, pese a lo que afirmó el médico que le visitó el primer día y que ha provocado una avalancha de acusaciones e improperios contra ella. De la misma manera, tanto Teresa como su marido, Javier Limón, avisaron "constantemente" de que podía haber contraído el virus, aunque el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, llegó a acusarla de haber mentido, entre otros, a su médico de cabecera.

Así lo ha afirmado hoy la portavoz de la familia, Teresa Mesa, a la puerta del Hospital Carlos III, donde ha asegurado que la paciente "va recuperando la memoria" y está "recordando cosas", sobre todo personales. Pero no recuerda haberse tocado la cara con el guante. "No se acuerda absolutamente de nada", ha asegurado Mesa.



"Lo ha hecho bien"

"Está convencida de que lo que ha hecho está bien y además sigue con esa obsesión", ha añadido la portavoz, que además ha detallado el desvelo continuo de Teresa para que quienes la cuidan realicen su labor de una manera segura. Mesa ha señalado que la paciente recuerda puntos "muy concretos", como cuando avisó de que podría tener ébola. Y también que su marido, Javier Limón, avisó dos veces sobre este punto.

Avisos sobre el riesgo
La primera vez, cuando vino un sanitario y explicó que "no se acercara" a ella por "precaución". En el segundo aviso, comunicó que vinieran con una ambulancia preparada puesto que pensaba que podría tener el virus. "Él y ella avisaron constantemente", ha enfatizado. De hecho, Limón está barajando con varios abogados la posibilidad de emprender acciones legales contra el consejero madrileño. "Él va a llegar hasta donde la Ley le permita", ha dicho la portavoz de la familia, insistiendo en que su voluntad es emprender dichas acciones legales. "Todo lo que legislativamente se pueda hacer, se va a hacer (...) No tiene ningún miedo a enfrentarse por la vía judicial, eso lo tiene muy claro", ha subrayado.

Ajena a la política
Finalmente, ha comentado que Romero desconoce las reacciones políticas a su caso y que ella sólo se "plantea curarse". "Me imagino que estará luego unida a su marido en todo", ha zanjado. Además, ha señalado que la auxiliar tiene órganos vitales "bastante recuperados" como hígado, riñones y pulmones. Según la portavoz, la paciente está muy "consciente" y "animosa" pero aún un poco cansada, por lo que sigue recibiendo oxígeno.  Romero ya toma agua, zumos y consomé, se ha incorporado de la cama para estar sentada y ha vuelto a hablar con su marido, también ingresado en el hospital pero sin síntomas de ébola.