El portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José María Benito, ha lamentado que este lunes se sienten en el banquillo de los acusados por el 'caso Faisán' dos personas "inocentes, dos policías decentes que han estado durante mucho tiempo en primera línea de la lucha antiterrorista y tienen a más de 500 terroristas detenidos en su haber".

Antes de comenzar el juicio por el chivatazo al entramado de extorsión de ETA en la sede de la Audiencia Nacional ubicada en San Fernando de Henares (Madrid), el portavoz del SUP ha tildado de "despropósito" acusar al comisario Enrique Pamies y al inspector de Policía, José María Ballesteros, de colaboración con organización terrorista. "Sin embargo, los auténticos culpables no están sentados, por lo tanto estas dos personas van a ser absueltas sin ningún género de dudas", ha zanjado.

"Plagada de despropósitos"
A su juicio, la investigación dirigida por Carlos Germán está "plagada de despropósitos" y la Policía no estuvo "en absoluto" a la altura para esclarecer este caso, así como tampoco lo estuvo la Justicia por haber pasado el asunto a manos de tres jueces de instrucción y habiendo uno de ellos encargado las pesquisas precisamente a la persona que "debía haber impedido el chivatazo, que era quien estaba permanentemente en el bar Faisán". "No se escogió a la persona más idónea para investigar este asunto", ha remarcado en referencia a Germán.

Ninguna prueba
Benito se ha mostrado convencido de que no hay "ninguna" prueba contra ellos como demuestra el hecho de que el dueño del bar Faisán, Joseba Elosua, "negara en varias ocasiones" que Ballesteros fuera el hombre que le dio el teléfono a través del cual se dio el soplo a ETA. "Hay pruebas más que evidentes de la manipulación de la baliza y de que el jefe del equipo investigador, Carlos Germán, quiso destruir la grabación de la baliza", ha añadido.

En busca de un culpable
Benito ha añadido que desconoce si hubo instrucciones políticas pero ha recalcado que nadie puede pensar que dos policías, "por muy alto rango que tengan", destinados durante años en primera línea de la lucha antiterrorista, no se les ocurriría en ningún momento dar el soplo. "Las acusaciones populares, como es el PP, la AVT y DyJ, no han intentado buscar la verdad, sino a unos culpables para justificar este proceso. Desde luego, los culpables no están sentados hoy en este banquillo", ha concluido.