Esperanza Aguirre ha explicado en una entrevista en El Objetivo de laSexta la razón por la que no acudirá personalmente a declarar como testigo ante el juez Pablo Ruz sobre el caso Gürtel y lo hará por escrito: “No voy a dar la satisfacción a 70 abogados de 70 presuntos corruptos para que se aprovechen de mi tirón mediático”, ha dicho la expresidenta madrileña que, como acostumbra no se ha cortado al criticar a Rajoy por su gestión del caso Bárcenas o el desplante que hizo a Aznar al no acudir a la presentación de su último libro. Aguirre se metió con casi todos, incluso con la presentadora, ante quien presumió de ser “la política que más responde, tanto que estoy aquí en su programa, al que no quiere venir nadie".

"Traicionada" por López Viejo
Pero la aún presidenta del PP madrileño no pudo escapar a las preguntas afiladas de Pastor sobre la Gürtel y su responsabilidad como presidenta regional en los contratos datos por la Comunidad de Madrid a Correa. En este punto, el nombre en el que puso énfasis Aguirre fue en quien fuera su mano derecha, el exconsejero Alberto López Viejo, actualmente imputado por recibir presuntamente sobornos. Según dijo es con el que más se ha sentido "traicionada”.

"No sabía quién era Correa"
Aguirre ha recordado que en 2005 llamó a López-Viejo a su despacho para que le explicara un artículo publicado en la revista Interviu en el que se afirmaba que el entonces viceconsejero de Presidencia trabajaba con empresas relacionadas con Correa que tenían sede fuera de España, y que ella, en ese momento, "no sabía quién era" Correa.

Insiste en que ella destapó la Gürtel
Como suele hacer cuando se habla de Gürtel, Aguirre elude cualquier responsabilidad e insiste en aquella frase suya ya memorable de que ella fue quien destapó la Gürtel. La expresidenta alega que en 2005 en Majadahonda ella impidió un pelotazo: la venta de unas parcelas por un precio inferior al de mercado que pretendían algunos concejales próximos a Correa.

Pero no sabía que lo de Majadahonda era "un pelotazo"
Ante la pregunta de por qué no lo denunció entonces, Aguirre se justifica con que ella no sabía que se trataba de “un pelotazo”, sino que solo se puso al lado de los concejales que querían convocar un concurso público para la venta de las parcelas y que supo lo del “pelotazo” después cuando lo investigó el juez Garzón.

Critica a Rajoy por haber seguido pagando a Bárcenas
Aguirre asegura, también que no ha tenido ninguna relación con Luis Bárcenas. Según asegura con el extesorero no habló “nunca”. Preguntada por la gestión que la dirección del PP ha hecho del caso Bárcenas, la expresidenta, como suele hacer, no se ha cortado: “Tengo que presumir que se ha gestionado bien”, y, a continuación, ha reprochado que se le siguiera pagando después de ser imputado. “Debía haberse resuelto de otra manera”, ha puntualizado.

Otra colleja a Rajoy por no estar en la presentación del libro de Aznar
Aguirre le ha dado otro tirón de orejas a Rajoy con motivo de José María Aznar, por su ausencia en la presentación, el jueves pasado, de la tercera parte de las memorias del expresidente. La líder del PP madrileño ha subrayado que es "evidente" que ningún miembro del Gobierno de Mariano Rajoy quiso acudir. "El pretexto era que estaban en una interparlamentaria en Córdoba, pero el acto empezaba el viernes, también hay que decirlo", ha apostillado.

"Rajoy es encantador en el trato personal"
Sobre su relación con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la expresidenta madrileña ha indicado que en diez años al frente de la Comunidad de Madrid solo recibió una llamada del líder popular para hacerle una consulta política. No obstante, ha defendido que es "encantador en el trato personal".

La gestión privada de la sanidad, mejor que la pública
Acerca de uno de los temas más polémicos en al Comunidad de Madrid en estos momentos, la privatización de la gestión sanitaria, Aguirre defendió, como no podía ser de otra manera, ya que fue ella quien la puso en marcha, que la empresa privada es"más eficaz" que la pública.

"Que los servicios públicos tengan que ser gestionados por funcionarios es un dogma de la izquierda", ha defendido la expresidenta de la Comunidad de Madrid, que ha enfatizado que cuando se externaliza la gestión de un servicio "es para ahorrar".