Amaya llora en la calle tras ser desahuciada Amaya llora en la calle tras ser desahuciada



CGT ha advertido de que no cejará en su empeño de defender los derechos de Amaya Muñoz, la joven despedida por la empresa KONECTA por faltar a su trabajo el día de su desahucio, después de intentar sin éxito su readmisión. El sindicato ha convocado una concentración, para el jueves 14 de noviembre, a las 18:00 horas en la Plaza de Canalejas, 1, frente a la oficina principal del Banco de Santander, máximo accionista de KONECTA, y al que considera “cómplice” del despido.

Concentraciones ante las sedes de los clientes de KONECTA
En un comunicado, el sindicato anuncia que realizará concentraciones todas las semanas en las sedes de las empresas clientes de KONECTA, dedicada al servicio de telemarketing. Entre esos clientes están AEGON, para el que trabajaba la joven de 31 años, Vodafone, Bankia, Banco Popular, Gas Natural y Open Bank.

"Despidos sin atender a la legalidad"
El sindicato reprocha a KONECTA “el despido a diario de trabajadoras y trabajadores, en la mayoría de los casos sin atender a la legalidad”, pero resalta que en el caso de Amaya se da la circunstancia de que “había perdido su vivienda pocos días antes”, cuando fue desahuciada “con una muy notable presencia policial”, el día 11 de septiembre.

Una compañía con casi 11.000 trabajadores
El sindicato subraya que las ausencias de Amaya, a las que se agarra la empresa para su despido, están todas justificadas y “en ningún caso podrían considerarse un gran perjuicio para su empresa, que es la de mayor tamaño en su sector, y que cuenta con casi 11.000 trabajadores sólo en España.

Otros despidos polémicos de esta empresa
CGT desvela que esta empresa no es la primera vez que realiza un despido polémico, pues “en junio del año pasado y según publica el periódico Diagonal, una trabajadora falleció por acudir al trabajo pese a estar enferma, una decisión motivada por el miedo a perder su puesto de trabajo ya que poco tiempo antes había tenido una baja médica”.

“El cinismo y desprecio de esta empresa por los trabajadores y trabajadoras, queda fielmente retratado en otro despido ocurrido también hace poco tiempo. Una trabajadora del centro especial de empleo fue utilizada para poner de manifiesto el supuesto esfuerzo de la empresa por integrar a personas con discapacidades publicando su foto en la revista de la fundación KONECTA. A los dos meses fue despedida por causas objetivas, que no han sido acreditadas, estando su despido impugnado y pendiente de sentencia”, añade el comunicado de CGT.