Los test de ébola realizados a dos de las personas que presentaban fiebre y eran susceptibles de padecer la enfermedad han dado negativos. Se trata de uno de los pacientes que ocupó la ambulancia en la que Teresa Romero fue trasladada al hospital de Alcorcón, un hombre joven con otras patologías, al que se ingresó y se le sometió al test después de comprobar que presentaba un estado febril, según explicó el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón.

El nigeriano con fiebre que fue detectado en un vuelo en Barajas
El otro caso es el de un ciudadano nigeriano que llegó ayer a Madrid en un vuelo procedente de París y que se encontraba indispuesto, y que provocó una alerta sanitaria al encontrarse enfermo con sintomatología compatible con infección por ébola.

Los test TCR para determinar si los pacientes padecen ébola deberán repetirse dentro de 72 horas, por lo que ambos siguen ingresados en el hospital Carlos III de Madrid.

Un total de seis personas fueron ingresadas
Seis personas fueron hospitalizadas este jueves por sospecha de ébola, tres en Madrid y otras tres en Tenerife. Además de los casos ya descritos, fueron ingresados un misionero y un sanitario que atendieron a enfermos en Liberia y Sierra Leona y, al menos, este último caso se considera "de alto riesgo". El misionero que llegó el martes de Liberia, donde ha estado en contacto con los enfermos de ébola, pertenece a la misma orden, San Juan de Dios, a la que pertenecían los dos misioneros fallecidos por esta enfermedad.

Un sanitario proveniente de Sierra Leona y dos miembros de su familia
En Tenerife, en cuyo hospital de La Candelaria han ingresado otras tres personas, preocupa especialmente el caso de un enfermero de Cruz Roja que había regresado hace ocho días a España desde Sierra Leona, tras haber atendido a pacientes con esa enfermedad en Kenema, ha confirmado a Efe un portavoz de Cruz Roja. Otras dos personas, que convivían con el enfermero, han sido también ingresadas como medida preventiva.

Teresa, estable y su carga viral, reducida
En cuanto a Teresa Romero, se encuentra estable y su carga viral se ha reducido, por lo que el responsable de Sanidad no ve motivos para la esperanza pero ha advertido de que "no conviene lanzar las campanas al vuelo".

"La paciente sigue estable, la carga viral parece que se ha reducido, lo que implica que, a prioi, el sistema inmune de la paciente está siendo capaz de controlar la infección", ha indicado Simon, que ha precisado que "parece que va mejorando" la afección de los órganos que se habían visto afectados, pero -ha añadido- "en una enfermedad de este tipo hay que ser cautos hasta el último momento".