Rosa Díez, portavoz parlamentaria de UPyD, en el Congreso / EFE-Archivo



La portavoz de UPyD, Rosa Díez, fue la última en interpelar al presidente en la sesión del martes del Debate del Estado de la Nación, y lo hizo para resumir que "la situación es desoladora, la pobreza progresa, la igualdad retrocede y también la calidad de la democracia día a día y del sistema educativo". Así, acusó a Mariano Rajoy directamente del deterioro del país: "Las decisiones de su Gobierno han agravado la crisis y han dilapidado la confianza, ¿cómo no va a ser así si presume de no cumplir el programa electoral?".

"Ha sido el año del rescate de los bancos"
"El incumplimiento del contrato [electoral] agrava la crisis de confianza", apuntó Díez, que hizo un balance muy negativo del 2012 con Rajoy como presidente. "Ha sido el año del rescate de los bancos y las cajas regaladas a los bancos, engrosando el déficit público: 146.000 millones de euros en un año, 400 millones al día… ¿alguien va a pagar por ello? Ha sido el año del inmovilismo en las reformas, salvo por el aumento de impuestos y la flexibilización del despido", resumió. Y criticó que tampoco se ha producido "nada de racionalización de las Administraciones y por supuesto nada de cambiar la ley electoral", espetó.

Críticas al Gobierno y a la oposición
Díez apuntó que la contención fiscal en España la ha hecho Rajoy "a costa del salario de los funcionarios y del aumento de impuestos" mientras que concedió una "amnistía fiscal a los defraudadores". También cree que 2012 fue un "año perdido" en problemas graves como el de los desahucios así como el ejercicio "del mantenimiento del despilfarro, con ahorro a costa del I+D+i" cuando por ejemplo se podían haber recortado 6.000 millones de euros suprimiendo las diputaciones, y sin embargo "no solo no las suprime sino que las refuerza".

La líder de UPyD mezcló las críticas al Gobierno con las dirigidas al PSOE, y denunció un "pacto tácito" entre socialistas y populares para que "nada cambie". Así, reclamó "refundar el Estado" para "garantizar la libertad y la igualdad de todos los españoles". "Seamos serios", ha concluido Rajoy.

Rajoy justifica la subida de impuestos: del déficit "no sabía nadie"
Rajoy se defendió abordando principalmente la cuestión de su subida de impuestos, diciendo que no le quedó otro remedio y que se encontró con aumento del déficit de 30.000 millones de euros sobre lo esperado que "no sabía nadie". En cuanto a la reestructuración del sistema financiero con dinero público, el presidente se defendió apuntando que en otros países se hizo antes y por un importe mayor y "ningún país puede dejar caer su sistema financiero, no se puede jugar con estas cosas". "No existe un Gobierno que haya hecho tantas reformas", mantuvo también, reconociendo que las medidas pueden no gustar.

En cuanto al proyecto constituyente, ironizó con que UPyD era la única formación que coincidía con ICV a la hora de solicitarlo y apuntó que no cree que sea "oportuno" en este momento. "España necesita reformas y tenerlas muy claras y muy pactadas, las reformas de la Constitución se hacen para unir, no para desunir".

Díez corrige al presidente sobre su apellido y defiende su tono de voz
En su turno de réplica, Díez ha apelado a ser "serios" empezando por "llamar a las cosas por su nombre" por ejemplo llamándola Díez -y es que Rajoy insistió en llamarla Díaz todo el tiempo-. La portavoz de UPyD insistió en que la reforma constitucional sería "buena" para el país y hacerlo "abiertamente", acusando al Gobierno de estar haciéndolo "por la puerta de atrás" y en ámbitos ajenos al parlamentario.

En otra de las anécdotas de la jornada, Díez apeló al presidente del Congreso por si estaba hablando demasiado alto, como al parecer le estaban reprochando desde la bancada popular. Posasa dijo que hablara "en el tono que quiera" que si resultaba demasiado alto los técnicos ya se encargarían de bajarlo.