En plena recta final de legislatura y con todos los partidos preparando ya sus programas para las Elecciones Generales, el Partido Popular, y Rajoy en concreto, llevan su propio ritmo. Este viernes se inicia la conferencia política de los populares donde, lejos de dar un paso al frente por la regeneración democrática, Rajoy ya ha dicho que se puede “hablar de todo” pero que no es un lugar “para tomar decisiones”.

¿Primarias?
En la rueda de prensa que el presidente del Gobierno concedió este miércoles junto con su homólogo de Perú, Ollanta Humala, Rajoy explicó que en la conferencia de este fin de semana se hablará “de todo lo que quiera hablar la gente”, incluso de introducir primarias en el partido, aunque sobre este tema el líder de los populares ha señalado que “están de moda, pero en el caso de los partidos que han celebrado primarias no se presenta nadie más que uno”.

Hablar sin decidir
Ante este panorama, se espera que la conferencia ‘política’ del Partido Popular sea solo otro momento para palmear a Rajoy como líder indiscutible y a sus políticas económicas obviando los malos resultados de las pasadas elecciones.

Tampoco se aprovechará el encuentro para avanzar en la preparación de las elecciones generales, “las decisiones se plasmarán luego en el programa electoral que empezaremos a elaborar inmediatamente después de la conferencia”, ha señalado también Rajoy.

Dar un aire juvenil
Quitando la toma de decisiones y el debate en profundidad, lo que queda como objetivo de la conferencia política es coger fuerzas para una larga precampaña y buscar cómo recuperar a los votantes perdidos, especialmente entre los más jóvenes, debido a las nuevas formaciones como Ciudadanos.

La propia vicepresidenta de Estudios y Programas, Andrea Ley, ya señaló esta semana, según recoge El País, que la conferencia política y el posterior programa electoral estarán dirigidos de forma muy importante a “reforzar su ideología de centro derecha liberal, recoger la insatisfacción de los jóvenes con la política y no abandonar esa insatisfacción a la hegemonía de la izquierda”.

También con esta intención de dar al partido un aire más juvenil se ha planteado una organización de la conferencia muy asamblearia. En los debates los ponentes harán intervenciones de cinco minutos, se aceptarán interrupciones e intervenciones de los invitados y asistentes y habrá turnos de réplicas. Un desarrollo de los encuentros buscando la sensación de que el partido se abre a lo que se discute en la calle, para que luego todo siga igual.