Mariano Rajoy ha vuelto a anunciar que hará cambios, en breve, antes de que acabe el mes. Pese a que tras las elecciones municipales aseguró que no pensaba cambiar nada ni en el partido ni en el Gobierno, la presión interna en el PP le hizo salir al día siguiente a decir que “los cambios no se anuncian”, pero que algo haría. Eso sí, con calma.

Hoy, a su llegada a la cumbre de la Unión Europea y los países latinoamericanos y del Caribe, ha vuelto a anunciar que “antes de que acabe este mes tendré que tomar algunas decisiones”. En el partido, lo hará porque “hay cosas que tenemos que rectificar, soy el primero consciente de ello, hay cosas que tenemos que hacer mejor”.  Y en el Gobierno dice que los hará “desde el interés general” para “aprovechar las posibilidades de recuperación y creación de empleo”.

“Queremos ganar las elecciones”
Sin embargo, pese al “interés general”, Rajoy reconoce que el propósito de sus cambios es que “queremos ganar las próximas elecciones generales”. Su principal estrategia pasa porque los ciudadanos aprecien la recuperación económica de la que tanto presume, y por eso apurará su mandato y no adelantará las elecciones: “Todavía queda legislatura para seguir haciendo cosas”. “Las medidas que se han adoptado empiezan a producir sus frutos, estamos en un momento de recuperación que hay que aprovechar”, ha asegurado el presidente en Bruselas.

“Radicales de izquierda”
Rajoy también ha tenido tiempo para hablar de pactos electorales y a mostrar su preocupación por la radicalidad del PSOE. Lo ha vuelto a hacer en un ambiente institucional, pero esta vez ha subido la apuesta y lo ha hecho en Bruselas y ante medios internacionales. El presidente ha insistido en que los socialistas, en vez de situarse en "la centralidad política", están pactando "con radicales de izquierda" a los que van a dar alcaldías muy importantes de España.

Debacle económica
Además, ha vinculado los pactos a una debacle económica, porque, a su juicio, el país lo que necesita es "estabilidad, seguridad, certidumbre y seguir trabajando fuerte para que se vaya consolidando cada vez más la recuperación económica y el empleo". "Por tanto, que un partido que ha sido partido de Gobierno en España tenga el único objetivo de que el PP, aunque haya ganado no gobierne, no es bueno ni para ellos ni para el conjunto de españoles, ni para continuar en la línea económica que estamos manteniendo", ha añadido.

Gobernar en Andalucía
También ha aprovechado para valorar el pacto para que Susana Díaz sea presidenta de Andalucía gracias a Ciudadanos, y ha reclamado que entonces se deje gobernar al PP en los ayuntamientos en los que ha sido el más votado. "No tiene sentido que en algunos sitios valga la lista más votada y en otros no", ha advertido el jefe del Ejecutivo, quien ha dicho que, si Díaz gobierna Andalucía, sería bueno que el PP lo hiciera, por ejemplo, en algunos ayuntamientos de esta comunidad donde ha sido el más votado, como en Cádiz, Córdoba, Sevilla, Jerez o Marbella.