El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, considera en una entrevista con el diario austríaco 'Kurier' recogida por la agencia EFE que los sacrificios exigidos a los ciudadanos por las medidas de su gabinete contra la crisis se han distribuido de forma justa y sirven para recuperar la confianza en la economía española. Además, el mandatario defiende que "el déficit se ha reducido claramente. Se pudo recapitalizar a los bancos arruinados. Las medidas radicales han valido la pena".

¿Sacrificios justos?
"Soy consciente de que exigimos sacrificios a los ciudadanos, pero somos cuidadosos de repartir las cargas de forma justa", explica el jefe del Ejecutivo en la entrevista. Asimismo recuerda que su Gobierno heredó deudas inaceptables y que los altos intereses hacían imposible para el país buscar financiación en los mercados internacionales, por lo que hubo "que dar un golpe de timón".

España mejora
"Hoy tenemos de nuevo acceso a los mercados internacionales. De nuevo hay confianza en nuestra economía", declara Rajoy en la entrevista, concedida durante la reciente visita del presidente de Austria, Heinz Fischer, a Madrid. El presidente destaca que la situación en España está mejorando y que se está trabajando en superar la crisis. "Profundas reformas y una estricta política presupuestaria conllevan que se vaya hacia arriba", detalla Rajoy.

Reforma de las pensiones
El presidente enumera que la flexibilización del mercado laboral ha hecho que la economía española sea más competitiva y que crezcan las exportaciones fuera de la Eurozona. Con todo, el jefe del Ejecutivo admite que aún queda mucho por hacer y menciona, por ejemplo, la necesidad de reformar las pensiones. "El sistema de pensiones será modificado desde su base, estamos trabajando en ello", anuncia Rajoy.

Corrupción
Respecto a los casos de corrupción, Rajoy reconoce que justo en una crisis económica, muchos españoles han fijado su atención en esos escándalos. "El comportamiento de unos pocos no puede cuestionar el trabajo serio de otros políticos", argumenta. En ese sentido, Rajoy insiste en que la Justicia investiga cualquier señal de corrupción y que confía en la eficiencia y la independencia de su trabajo. "No sólo condeno la corrupción, sino que también la combato con un plan nacional para fortalecer la Democracia", señala.

Encuestas
Preguntado sobre cómo piensa recuperar la confianza de los ciudadanos, Rajoy replica que eso sólo es posible "con buenas soluciones a los problemas, resultados y éxitos". "Para mí la prioridad máxima es conducir al país fuera de la crisis, combatir la inaceptable tasa de paro y mejorar la calidad de vida de las personas", enumera Rajoy.