El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, en la conferencia de prensa de la troika al finalizar la XXIII Cumbre Iberoamericana. EFE El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, en la conferencia de prensa de la troika al finalizar la XXIII Cumbre Iberoamericana. EFE



Las acusaciones de su extesorero le han perseguido hasta Panamá. Mariano Rajoy tuvo que contestar este sábado en la rueda de prensa de clausura de la Cumbre Iberoamericana sobre Bárcenas. Contrario a las críticas y al desconcierto dentro del PP por la decisión de Cospedal de ofrecer a Bárcenas un potente altavoz con el careo del viernes, el presidente del Gobierno ha asegurado que sigue manteniendo la confianza en su secretaria general, a quien calificó de “magnífica”. Sobre el caso Bárcenas, eso sí, respondió que no entraba a hablar de asuntos que están sometidos a decisiones judiciales.

En esta cumbre, ni una palabra
Rajoy hizo estas declaraciones durante la rueda de prensa de clausura de la Cumbre Iberoamericana de Panamá después de que el extesorero del PP Luis Bárcenas declarara el viernes por videoconferencia desde prisión que pagó en mano sobresueldos a Cospedal.

"Todo lo que tenía que decir lo he dicho en el Parlamento y no voy a entrar en temas que están sometidos a decisiones judiciales. En cualquier caso también tengo que decir que de eso no se ha hablado en esta cumbre, nada, ni una palabra", afirmó Rajoy.

"Una magnífica secretaria general"
Preguntado sobre si sigue manteniendo la confianza en Cospedal, el presidente del Gobierno respondió: "Sí, sí, por supuesto que sigo manteniendo la confianza en la señora Cospedal, es una magnífica secretaria general".

El careo de Bárcenas y Cospedal en los juzgados de Toledo
El caso Bárcenas, sobre la presunta contabilidad B del PP y los pagos en negro a altos cargos del partido, llegó el viernes a los juzgados de Toledo, donde se trata la demanda civil en defensa del derecho al honor presentada por Cospedal contra Bárcenas, al aparecer su apellido en dos presuntas anotaciones del extesorero con dos supuestos pagos en julio y octubre de 2008.

Desconcierto en el PP
La decisión de Cospedal de continuar con su demanda ha provocado desconcierto en el partido, donde algunos consideran su estrategia “un suicidio”, sin un plan definido. Según fuentes del PP, citadas en una información de El País, este sábado, en el partido no se entiende que la secretaria general no evitara “el espectáculo” de ver en todas las cadenas de televisión la imagen de su careo con Bárcenas.