Casi nadie se ha querido perder el desayuno de Cospedal avalada por el mismísimo Rajoy. Ni siquiera Esperanza Aguirre -cuyos enfrentamientos con la número dos del partido por su gestión del caso Bárcenas han sido sonoros y habría llegado incluso a llamarla imbécil-, se ha atrevido a desafiar esta vez a sus jefes de Génova. Mariano Rajoy, que ha oficiado de telonero de lujo, ha elogiado su labor al frente de Castilla-La Mancha y como secretaria General del PP. Se trata, ha dicho de "una mujer excepcional" y "un magnífico ejemplo a seguir". Ella, envalentonada, ha presumido de “transparencia” a la hora de referirse de corrupción y del caso Bárcenas. Atrás quedan otros desayunos a los que no fue ni el tato o el congreso regional del PP, al que no acudió ni Rajoy.


La secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, durante la conferencia que ha pronunciado  en el Nuevo Economía Fórum, acto en el que fue presentada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. EFE



“¡Cómo para hablar!”
 Esta vez, Rajoy ha aleccionado bien a su tropa y había lleno total. El madrileño hotel Ritz donde se ha celebrado el desayuno organizado por el Forum Europa,  ha sido tomado por el tutti quanti del PP que ha esquivado las preguntas sobre el caso Bárcenas como han podido. El diputado Pablo Casado, muy cercano a José María Aznar y Esperanza Aguirre, ha soltado un “¡cómo para hablar!”, dando a entender que le llevaría mucho tiempo, cuando se le ha cuestionado por la denuncia interpuesta contra El País por publicar la supuesta contabilidad  B del PP llevada a cabo por el extesorero Luis Bárcenas.

Esquivos
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha llegado al mismo tiempo que Carlos Floriano, vicesecretario General de Organización y Electoral del PP. Ella ha explicado que ya había hecho todas las declaraciones sobre lo de Bárcenas a sus periodistas valencianos. Al instante han llegado el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón; la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el presidente del Senado, Pío García Escudero. Todos han entrado rápidamente para no tener que detenerse ante la prensa. También lo han hecho la titular de Trabajo, Fátima Báñez; el expresidente de Bankia y exvicepresidente del Gobierno de Aznar, Rodrigo Rato; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González; el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, y el ministro de Industria, José Manuel Soria.

“Yo me siento aquí”
El presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Manuel Teruel, ha subrayado que el capítulo de Bárcenas es “una página que hay que pasar cuánto antes”, porque es lo que necesita la economía. A las 9:00 de la mañana, con puntualidad británica, se ha pedido a los presentes que se sentaran para comenzar el desayuno informativo. Barberá ha dicho a los fotógrafos “disculpad, yo me siento aquí” porque le bloqueaban el paso para ser la primera en tomar posesión de la mesa de las autoridades. La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, se ha sentado al lado de los vicesecretarios del PP Floriano, Pons y Javier Arenas, y del portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso. El equipo de Seguridad no ha favorecido para nada la labor de la prensa.

“Una broma”
¿Qué le parecen las quinielas que apuntan que usted algún día acabará siendo candidato a la presidencia del Gobierno de España? Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, ha respondido que “una broma”. Acto seguido, ha comenzado a hablar Rajoy. Lo primero que ha recordado es que hace nueve años “España sufrió el mayor azote terrorista”, por los atentados del 11-M, y ha reiterado su compromiso por erradicar el terrorismo. Le han aplaudido.

“Las que España necesita hoy”
Rajoy ha tenido palabras de reconocimiento a la labor política de Cospedal. “Ennoblece la vocación de servicio público”, ha resaltado, a la vez que se ha enorgullecido de su “esfuerzo, trabajo y sacrificio personal”. De él mismo, ha considerado que, “sin el sostén y el apoyo del PP en toda España, el Gobierno tendría dificultades para llevar a cabo sus políticas, que son las que España necesita hoy”.

“Sin cerrar un hospital”
Después, Cospedal ha justificado, en un discurso de media hora, su actuación en el Ejecutivo de Castilla-La Mancha y en la Secretaría General del PP. Ha reiterado varias veces la importancia de la austeridad y ha aseverado que muchos recortes son consecuencia de la herencia recibida del PSOE. “En Castilla-La Mancha hemos hecho ajustes sin cerrar un hospital. Cierto que hay servicios sociales que han desaparecido, pero los básicos se mantienen”, ha expresado. Ha obviado el cierre de las urgencias nocturnas en 21 pueblos de su región.

“Sabremos la verdad”
Cospedal ha hablado de la corrupción en España, que es la segunda preocupación más importante de los españoles. “Las instituciones tenemos que actuar. No podemos consentir comportamientos indignos”, ha argumentado sin pronunciar el nombre de Luis Bárcenas. En el turno de preguntas sí que ha surgido en una ocasión. “El PP está haciendo lo que tiene que hacer, que es decir cuál es nuestra situación con un nivel de transparencia que ningún partido había hecho. Hay muchos asuntos que están judicializados. Confío mucho en la labor de los tribunales y me alegro porque así sabremos la verdad”, ha defendido.  Y ha arremetido contra los que piden transparencia y luego no la dan.

La misteriosa sonrisa de Aguirre
A Cospedal le han preguntado si el PP de Madrid es para el PP lo mismo que el PSC es para el PSOE. En ese momento, a Aguirre le ha salido una sonrisa misteriosa. La número dos del PP ha considerado que es mala para España la “división” del PSOE y ha rechazado que el caso del PP de Madrid sea similar al del PSC. “En el PP hay pluralidad y diferentes sensibilidades. Eso no quiere decir que no tengamos claro cuáles son nuestros referentes en lo importante”. El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, ha abandonado la sala con el teléfono móvil en mano, un buen rato antes de que concluyera el desayuno. La periodista de La Sexta Cristina Pardo ha tachado el desayuno de “masaje” a Cospedal desde su cuenta de Twitter porque las preguntas a las que se ha sometido no le han puesto en ningún aprieto.

Manifestantes afectados por las preferentes protestan a las puertas del desayuno informativo del PP.



Pitadas
Por último, Cospedal ha comentado que se siente “apoyada” por sus compañeros de partido y que no cree que éste sea el momento más complicado del PP. “El momento más complicado fue cuando sucedió el atentado del 11-M, ha concluido. En las afueras del hotel, había dos grupos de manifestantes, de Stop Desahucios y de afectados por las preferentes de Bankia, lanzando pitadas a los congregados dentro. Rajoy ha salido por la puerta de atrás para no escuchar sus quejas ni toparse con su realidad, a pesar de ser un dirigente que “escucha a los ciudadanos, según sus propias palabras. Cospedal, quien ha defendido su política de austeridad, sí que ha salido por la puerta principal, pero se ha subido a su Audi A-6 muy rápidamente. La han insultado fuertemente. “Nuestro dinero, lo tiene el tesorero”, se ha podido escuchar desde los manifestantes afectados por las preferentes de Bankia.