Con las elecciones generales a la vuelta de la esquina, este lunes los Reyes presiden el que podría ser el último desfile del Día de la Fiesta Nacional de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Un acto que nunca ha entusiasmado al dirigente del Partido Popular.

“El miedo que tengo yo es que… Yo es que me voy a Vigo ahora… Es que mañana tengo el coñazo del desfile”. Eso fue lo que se escuchó decir en 2008 a Rajoy cuando ejercía de líder de la oposición. Y se montó bastante coña con lo del coñazo.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=ZXQuzZxl6Wk[/youtube]

Un año antes había pedido “mostrar lo que se guarda en el corazón”
En ello, en la chanza, tuvo mucho que ver, eso sí, que el propio Rajoy, en un comunicado que por la forma y el fondo dio mucho de qué hablar, había pedido justo un año antes a los españoles para que “se manifiesten con franqueza (…) que muestren lo que guardan en su corazón”. Y es que el 12 de octubre, dijo, se “honra y exhibe la bandera que aprobamos en 1978, la que exhiben nuestros deportistas con orgullo, la que cubre el féretro de nuestros soldados, la que saludan con respeto todos los jefes de Estado que nos visitan”.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=JB6d1cLgGcc[/youtube]

Rectificación
En un año se descubría lo que Rajoy ‘guarda en su corazón’ al respecto del desfile del 12 de octubre y que acababa calificando, con voz resignada, de “un plan apasionante”. Lo del “coñazo del desfile” tuvo su repercusión, como les decimos, y le obligó a rectificar. El PP horas después emitió un comunicado en el que intentaba ‘redimensionar’ las palabras, que pasaba a convertirse en “expresión coloquial propia de una conversación de ámbito privado”.