El director y autor de la obra teatral Juicio a una zorra, que protagoniza Carmen Machi, ha denunciado a través de su cuenta de Facebook que el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón ha "censurado" la representación en un teatro de la localidad porque el título incluye la palabra "zorra". En las redes, algunos critican la doble moral de un Consistorio, gobernado por el PP, que no se escandalizó con sus estrechas vinculaciones con el caso Gürtel: el exalcalde Jesús Sepúlveda y otros cargos populares fueron imputados por recibir regalos de la trama de corrupción.

"La persona o personas en cuestión han decidido que sería perjudicial para la sensibilidad de los vecinos de Pozuelo escuchar la palabra zorra o verla escrita en carteles en sus calles", ha explicado Del Arco en Facebook.




El director dice que estaba contratada

Según el director teatral, la obra ya estaba "contratada" por el Teatro Mira, que hace una semana publicó su programación para la próxima temporada de otoño. Juicio a una zorra ha recibido tres nominaciones en la 11ª edición de los premios Max de Teatro, un premio a la interpretación de Carmen Machi, una nominación en la 6ª edición de los premios Ceres y un premio en el Festival de Mérida a Miguel del Arco.

"Confío en que algún día los responsables de los teatros públicos, tanto en la parte artística como en la gerencia, no estén sometidos a la estupidez de los políticos para desarrollar su trabajo", ha escrito el autor y director.

La productora lo confirma
La productora, Kamikaze, sin embargo, asegura que se había acordado representar la obra en Pozuelo un sábado de enero, desde "hace bastante tiempo", pero que hace cuatro semanas se les comunicó que finalmente no iba a programarse.

El Ayuntamiento admite que cambió de opinión
Desde el Ayuntamiento niegan que hayan "censurado" la obra, aunque han reconocido que aunque hubo "una comunicación verbal" entre la directora del teatro, Charo Gutiérrez, y el artista "al final al estudiar la programación se decidió que no encajaba porque en el primer trimestre iba una programación más familiar". "No puede haber censura, si no hay contrato", subrayan desde el Consistorio, según declaraciones recogidas por El Mundo.