Pablo Iglesias durante su entrevista con Pedro Piqueras en los informativos de Tele 5



Después de que en las últimas semanas hayan pasado por su informativo Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, el periodista Pedro Piqueras ha entrevistado en su espacio de Tele 5 al secretario general y eurodiputado Pablo Iglesias, que en alguna ocasión le ha agradecido el tono del encuentro. Piqueras ha instado a Iglesias a valorar varias noticias de actualidad, en primer lugar la posible decepción generada por su partido 'hermano' Syriza entre sus votantes ante las dificultades en sus conversaciones con la UE. Iglesias señaló que el primer ministro griego Alexis Tsipras "negocia y no obedece" como otros líderes que se han puesto "de rodillas" y apuntó que algunos vaticinaban una salida de Grecia del euro que no se ha producido. Asimismo señaló que Tsipras está obteniendo en sus negociaciones "condiciones muy favorables para empezar a cumplir su programa".

"Aznar no está en condiciones de poner etiquetas a nadie"
Preguntado por las acusaciones del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de "maniobras" desestabilizadoras desde Madrid y las posibles expropiaciones de empresas españolas, Iglesias instó a "rebajar la tensión" en los discursos tanto de aquel Gobierno como del de Rajoy, apuntando que "todos deseamos que las empresas españolas trabajen allí". En cuanto a la detención del alcalde de Caracas apuntó que "no me gusta" y lamentó la "prisión preventiva" y las detenciones de políticos ya que "otra cosa es que luego se demuestre un delito". Sobre las alertas de José María Aznar llamándoles "populistas", el líder de Podemos apuntó que "a mí no se me olvida que el señor Aznar nos metió en una guerra ilegal y nos mintió" y que el del PP no está en condiciones "de poner etiquetas a nadie".

"Los mayordomos de los ricos son casta"
Como parte de la entrevista se introdujeron las preguntas de ciudadanos en torno a la posición política de Iglesias o sus propuestas en vivienda o emplea. Así, el de Podemos repitió que "políticamente vengo de dónde vengo y soy de izquierdas" peor "en última instancia somos ciudadanos" y en su partido cabe "todo el mundo", insistiendo en que "izquierda-derecha es un juego en el que siempre ganan los bancos" y exministros y expresidentes tanto del PP como del PSOE han acabado en los consejos de administración de grandes empresas, mientras que ellos están contra "las puertas giratorias". Defendió el discurso de la transversalidad explicando que a él se le acercan personas de derechas que la aseguran que le votarán y él quiere "construir política con esa gente" también. Y ejemplificó así sobre su discurso de "la casta": "Existen dos tipo de políticos, los mayordomos de los ricos son casta, los que son carteros de los ciudadanos son políticos honrados y los hay en todos los partidos". Pero insistió en que muchos "han utilizado el mandato para enriquecerse" y que hay que luchar contra la corrupción por ejemplo respecto al modelo del "pelotazo" urbanístico y también combatiendo la desigualdad "que genera corrupción".

Díaz sería la que tendía que apoyar a su candidata en Andalucía
Sobre un posible pacto con Susana Díaz en Andalucía se mostró con la mano tendida pero matizando que sería la del PSOE la que tendría que apoyarles a ellos porque "salimos a ganar" y cree que será la candidata de su formación, Teresa Rodríguez, la que se impondrá. Apuntó que ese discurso también vale para él en las generales y de cara a posibles pactos con Pedro Sánchez, aunque subrayando que buscan "mayoría absoluta". También a la hora de criticar el pacto contra el terrorismo yihadista que han firmado PP y PSOE porque este tipo de acuerdos no se firman en caliente "ni el terrorismo se combate con populismo punitivo", dejó caer que no se trataba de un pacto de Estado "porque el principal partido de oposición somos nosotros".

Apela a la "confidencialidad" de los informes en el 'caso Monedero'
En cuanto al 'caso Monedero' la complementaria que tuvo que hacer para cumplir con Hacienda, Iglesias volvió a cerrar filas con el 'número tres' de su formación: "Estuvo una hora y media dando respuestas, si hubiera habido alguna irregularidad habría recibido alguna sanción administrativa". También defendió que no le "pillado nadie" porque la información de la empresa de su compañero "está en el registro mercantil". Respecto a una posible financiación ilegal de Venezuela a través de informes ficticios de asesoramiento, apuntó que "eso es sugerir que se ha cometido un delito" y que "la competencia intelectual de Monedero es sobradamente conocida, cuando alguien hace una actividad empresarial bien pagada no se le puede acusar". "Quizá algunos deberían pedir disculpas", sugirió, defendiendo que si Monedero no ha enseñado el informe que provocó los pagos del Gobierno venezolano es porque existe "un acuerdo de confidencialidad" con el Banco del Alba al tratarse de "un asunto tan delicado" como una posible moneda única en América Latina. Apuntó que "nos podemos equivocar" pero que aunque algunos quieran decir que son iguales al resto de partidos no les pueden comparar "con quiénes han robado a manos llenas".

Ni expropiaciones ni nacionalizaciones
Respecto a su política de vivienda si gobernara recordó que "con los desahucios se puede acabar aplicando el derecho europeo, esto lo expusimos en la Eurocámara en una carta que todos firmaron menos el PP y UPyD". También ironizó con que Podemos no expropiará segundas viviendas de nadie ya que "no quitamos casas, esos son los bancos". También propuso una ley de segunda oportunidad para que quien pierda casa o negocio no tenga que lo pierdan y además tengan que seguir pagando y abocados a trabajar en negro el resto de sus vidas para no ser embargados. Sobre cómo recaudar más apeló a la necesidad de contar con más inspectores para luchar contra el fraude y aseguró que "claro que pondremos límites" a las SICAVs porque "los de arriba también tienen que aportar". Preguntado sobre si Podemos nacionalizaría sectores apuntó que las privatizaciones han servido a algunos para enriquecerse y que "cualquier Gobierno responsable sabe que hay sectores que tienen que tener controles". Apuntó en ese sentido a las eléctricas diciendo que "no se puede permitir que ciudadanos se queden sin luz ni calefacción" y marcó la "sanidad pública" como otra línea roja.