Siniestro total: caídos por Casado & Aznar

Si hace 20 años, cuando salimos a la superficie virtual, nos llegan a decir que el Partido Popular iba acabar así y que Pablo Casado, un joven entonces desconocido, iba a ser el flautista de Génova que ha llevado al matadero electoral  a decenas y decenas de genoveses de todo tipo y condición, nos hubiera dado la risa. Pero es evidente que al final de estos 20 años ha sucedido lo que en otros países estaba resuelto hace tiempo : la extrema derecha acunada en el PP ha decidido dejar el hogar familiar y sacar a pasear a sus 2,6 millones de votos.

Como es natural sus candidaturas no podía traer nada bueno a los dirigentes del PP. Así que a los que Casado había purgado a lo largo de los últimos 8 meses hay que sumar desde el pasado domingo 28ª a  los damnificados directos por los resultados electorales. Unos están a la vista y otros en el fondo del armario. La suma de ambos sitúa a Casado y a sus colaboradores al borde del abismo. 

Un Pablo Casado en horas bajas afronta un Comité Ejecutivo crucial

Este martes los populares se enfrentan a la reunión del Comité Ejecutivo Nacional tras la debacle histórica de los comicios del pasado domingo. 66 escaños. Una cifra que cae como una losa de puertas para adentro. La caída era de esperar, las circunscripciones ahogan las posibilidades cuando el voto se divide. Esto, sumado a los deslices cosechados en campaña, han provocado un batacazo sin parangón en Génova.

Ciudadanos asoma la cabeza, quedándose a cerca de un punto porcentual en voto y a apenas 9 escaños del PP. La primera fuerza de la derecha atraviesa sus horas más bajas, mientras en la casa naranja solo piensan en seguir creciendo y destronar definitivamente la hegemonía popular en la derecha española.

Análisis: El triunfo de la moderación y el diálogo

Por motivos obvios Cataluña ha sido objeto de debate y discusión durante esta última campaña electoral. Lo viene siendo desde que el nacionalismo catalán puso sobre la mesa su desafío secesionista. De ahí que convenga prestar ahora atención especial a los resultados electorales del 28-A en clave catalana. Tanto por los resultados globales de estos comicios como por los que ha habido en Cataluña.

En ambos casos se constata una derrota clara, rotunda y muy contundente de las tres derechas. Una derrota aún más espectacular en Cataluña que en toda España: PP, C’s y Vox suman el 42.8% en total, con 147 escaños sobre 350, pero la suma de estos tres partidos en las cuatro circunscripciones catalanas es solo del 20.1%, únicamente con 7 diputados de 48. Las tres derechas harían bien en reflexionar al respecto, sobre todo el PP, que de 5 escaños ha pasado a tener solo 1, el de Cayetana Álvarez de Toledo, responsable personal directa de la debacle catalana de su partido. Ciudadanos, que en Cataluña no ha experimentado crecimiento alguno, a diferencia de lo que ocurrido en el resto de España, se ha limitado a mantener sus 5 escaños anteriores, y la irrupción de Vox ha sido mínima, con 1 solo diputado.

Feijóo mantiene a la defensora del pueblo gallego pese a estar condenada

La portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Peticiones al Defensor del Pueblo de Parlamento gallego, Patricia Vilán, reclamó al presidente gallego, Albert Núñez Feijóo que esté “a la altura de la sociedad”, que en las elecciones generales de ayer “dijo que estaba harta de la España de la corrupción, y de la que manipula las instituciones públicas en su beneficio”. La misma aseveró, Vilán Lorenzo, que está saturada “de la España del enchufismo y de las familias de toda la vida que quiere llevar al Congreso a toreros y condesas como Dios manda”

La socialista acusó a Feijóo y a los “populares” de “ensuciar” la institución al negarse a cesar a lDefensora del Pueblo, Milagros Otero, después de ser condenada por “arbitrariedad y desviación de poder” para concederle un cargo a la hermana del portavoz de Grupo Popular, Pedro Puy Fraga, y sobrina de Manuel Fraga.

Rosa Díez, en un foro tras el 28A: "VOX no ha hecho nada inconstitucional todavía"

La discusión estaba garantizada. Este lunes, Rosa Díez, cofundadora de UPyD, acudió a una mesa de diálogo sobre el resultado de las elecciones organizada por el Colegio Profesional de Politólogos y Sociólogos de la Comunidad de Madrid, titulada Del 28-A al 26-M. Repercusiones, en la que también participaba Fernando Vallespín, catedrático de Ciencia Política y expresidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Díez, en primer lugar, describió que hemos vivido "un proceso electoral atípico". Lo calificó incluso de "pre-político". Explicó que se han planteado las elecciones "como si fueran un plebiscito, entre las derechas y las izquierdas". Añadió que en las elecciones normalmente se eligen partidos. "En éstas, el debate, y la forma de elegir, era por bloques. Las izquierdas tienen el mérito de haberlas convertido en plebiscitarias", reprochó. Destacó que nuestro país  tiene una ley electoral para el bipartidismo, que penaliza el pluralismo.