Patricia Hernández, diputada PSOEAhora sí, desmelenados los tenemos, sin complejos, convirtiendo su agenda de máximos ideológica en la agenda del Gobierno.

La derecha en Estado puro, después de dos años en los que no han parado de suprimir logros y derechos sociales van ahora a por los derechos civiles. La Reforma del Código Penal, la Ley de Represión Ciudadana llamada Ley de Seguridad Ciudadana, la Ley del Aborto, el control de la inmigración con cuchillas, la destitución de sospechosos de ser "rojos"  en la Agencia Tributaria, dicho encima de forma transparente por Montoro: "Estaba lleno de socialistas"

Sin pudor, en una deriva autoritaria en la que incluso el autor de la anterior frase y de las destituciones mencionadas se ha permitido otra gran frase que deja ver a las claras lo que piensa de la democracia: El PP ganará las elecciones porque "los mercados no son gilipollas". ¡Y tan Pancho que se queda, oiga!

No voy a entrar en si los mercados son gilipollas o si lo es el autor de la frase. Pero a uno, leyendo la entrevista, se le plantea la duda de si el Gobierno cree que quien debe votar en las elecciones son los mentados mercados y preparará una reforma para que así sea. O creen que "los mercados", que "no son gilipollas", preparan alguna, cualquiera sabe, para chantajear a la ciudadanía y que voten por sus amiguitos Montoro, Soria, y Rajoy. Porque claro, cuando Montoro se refiere a los Mercados, no habla de "entes abstracto" como la Santísima Trinidad. Habla de Blesa, de Lamela, de los que compran los hospitales que ellos privatizan, de Díaz Ferrán, de alguno que utilizó la Amnistía Fiscal para blanquear dinero, de Alejandro Agag y los que se quedan las viviendas sociales por cuatro perras para especular con ellas, de Mayor Oreja beneficiado por la nueva Ley de Seguridad Privada... De esos habla, y si habla de esos, lo tengo claro: harán lo que puedan para que "los suyos" les sigan beneficiando. Claro que, hasta donde yo sé que pueden hacer, se limita a su propio voto o quizás a alguna jugosa donación para la campaña.

Está claro Mayor Oreja y su familia, con amplios intereses en las empresas de seguridad privada, son algunos de los grandes beneficiados de la Ley de Seguridad Privada, que permitirá a un vigilante de seguridad  pedirle el DNI, detenerle y cachearle en plena calle, o en una plaza mientras está con sus hijos. Vigilantes patrullando las calles, y patrullando armados si lo hacen alrededor de las cárceles. La privatización de la Seguridad: pierde usted y ganan, otra vez, sus amigos.... es decir, los mercados... que no son gilipollas.

Patricia Hernández es diputada socialista en el Congreso

En Twitter es @PatriciaHdezGut