Tras una gran polémica, la organización del World Padel Tour ha decidido suspender la prueba anunciada en el Anfiteatro Romano de Mérida para el próximo mes de mayo. No han trascendido los motivos de tal decisión, si bien es cierto que desde que se conoció que la arena del anfiteatro iba a acoger una pista de pádel las críticas no han cesado desde el arco político de la oposición y desde diversos colectivos sociales.

El Gobierno de Monago defendió el evento
Antes de que se conociera la suspensión, el Gobierno regional y el Ayuntamiento de Mérida insistían en que toda la instalación deportiva se montaría íntegramente en la arena, sin anclaje ni contacto con el monumento. Es más, han mantenido que la celebración del torneo en el anfiteatro cumplía con "todos los requisitos de seguridad para la conservación del patrimonio". Sin embargo, numerosas asociaciones de defensa del patrimonio, personas del mundo de la cultura y representantes de PSOE, IU y Podemos, entre otros, se han pronunciado en contra.

Frente al beneficio de más de un millón de euros que, según el consistorio, iba a suponer para la ciudad la celebración de este torneo de pádel, una iniciativa popular recogía, a través de la plataforma change.org, más de 195.000 firmas en contra.

Un proyecto "modélico"
La Junta de Extremadura había manifestado que el proyecto era "modélico" y que no se planteaba otra ubicación para una prueba deportiva que, del 4 al 10 de mayo, iba a reunir a los mejores palas de este deporte a nivel internacional. El Gobierno regional respondía así tras conocer que uno de los patrocinadores de World Padel Tour, a través de una red social, estaba informando de que la organización del evento y la Junta de Extremadura estaban en conversaciones para buscar una nueva sede.

La resistencia del PSOE e IU
Las diferencias de opinión y criterio han sido muy acusadas. De hecho, mientras el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida siempre ha garantizado la compatibilidad del World Pádel Tour con la conservación del Anfiteatro, algún dirigente político anunció que se encadenaría en las puertas del complejo histórico para mostrar su rechazo.

IU había criticado este torneo al recordar que en su día se negó la celebración de un concierto de Paco Lucía en el Anfiteatro, y el PSOE mostró su sorpresa de que no hubiera reparos para el torneo en un recinto "donde no se puede fumar o cantar".

El alcalde popular lo considera "una desgracia"
Finalmente,  el alcalde de Mérida, Pedro Acedo, ha asegurado esta tarde que, a pesar de que la organización contaba con todos los informes favorables, los patrocinadores han decidido no participar debido "a las presiones del PSOE y la izquierda radical" de la ciudad. Según el alcalde, la noticia es una "desgracia" para la ciudad que va a dejar de recibir "casi dos millones de euros" de ingresos debido al "enorme impacto y proyección internacional" de la prueba.

"Una vez más, el PSOE destroza a Mérida con su actitud opuesta a los intereses de la ciudad, de los comerciantes, de los hoteleros, de los hosteleros, del empleo y del futuro", ha sentenciado.

El candidato socialista a la Alcaldía de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, ha valorado "cómo los emeritenses han sabido defender su patrimonio" cuando "por parte de Acedo y Monago se ha tratado de utilizar un monumento de la envergadura del Anfiteatro Romano con intereses electoralistas". El socialista entiende que Mérida cuenta con otros lugares lo suficientemente atractivos e insta a que se negocie otro emplazamiento. En este mismo punto coincide la organización Extremeños, que ha mostrado su satisfacción, consecuencia "de la presión ejercida por los extremeños