El eurodiputado de UPyD, Francisco Sosa Wagner (sentado-i), momentos antes de la intervención hoy de la líder de UPyD, Rosa Díez (atril-d), en el Consejo Político extraordinario del partido que se celebra en Madrid para decidir si se alía con Ciudadanos para las citas electorales del año que viene. EFE



Sosa Wagner se la jugó al enfrentarse a Rosa Díez discrepando sobre la negativa a un pacto con Ciutadans y denunciando la falta de democracia interna y las dosis de autoritarismo de la líder de UPyD. La jugada, como era de esperar, atendiendo a la interminable lista de dimisiones y salidas del partido de disidentes, le ha costado la portavocía de la formación en Bruselas.

Le da el puesto a Maite Pagazaurtundua
Rosa Díez ha optado por poner en su lugar a la también eurodiputada Maite Pagazaurtundua. La decisión se habría tomado el sábado pasado, pero se ocultó hasta la pasada noche, cuando se dio a conocer a través de una nota oficial.

El pretexto 
De acuerdo con el comunicado de UPyD, la decisión ha llegado después de una "ausencia de interlocución con la dirección del partido" y tras los "múltiples intentos en este sentido" por parte de la formación. Fuentes del partido han argumentado, según El Mundo, que el último desencuentro fue la ausencia de Francisco Sosa Wagner a una reunión, el viernes pasado, convocada por el responsable de instituciones, Ramón Marcos, que había convocado a los cuatro eurodiputados de UPyD.

El desafío de Sosa Wagner
La última crisis de la formación se inició en agosto pasado, con motivo de la publicación de un artículo en la prensa escrito por Sosa Wagner en la que éste defendía la conveniencia de un diálogo y un pacto político con Ciutadans en un nuevo escenario marcado por el ascenso de Podemos, algo que la misma Rosa Díez había rechazado públicamente. No fue todo, el eurodiputado denunció “prácticas autoritarias” en el partido, claramente dirigidas a la líder, a la que exmilitantes y exdirigentes han acusado de “narcisista” y “autoritaria”.

La guerra abierta
La respuesta desde el entorno de Rosa Díez no tardó en llegar, y la diputada Irene Lozano le reprochó su “mezquindad”. A continuación, el número dos de UPyD, el también diputado Carlos Martínez Gorriarán, escribió en Twitter que Sosa Wagner "es corrupción política pura. Ha engañado masivamente. Mentiroso 100%". Al final, la propia Rosa Díez desautorizó a Sosa Wagner, considerando su actuación de “inaceptable”.