El presidente de la Generalitat, Artur Mas, hoy durante la rueda de prensa. EFE



El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, convocó el jueves una comparecencia ante la prensa para este viernes y daba la impresión de que era para dar su valoración sobre la reunión que había mantenido con el Rey. Pero el estallido del 'caso Bárcenas', junto al caso Urdangarín y los múltiples casos de corrupción que acosan a la Generalitat, con la familia Pujol en el ojo del huracán, transformaron su comparecencia ante los periodistas. La aprovechó para hacer un anuncio sorpresa: la próxima semana convocará una "cumbre" para luchar contra la corrupción.

Pedirá ideas
Artur Más anunció que él mismo participará en dicha cumbre, a la que invitará a participar a personalidades que trabajan en el "control de la acción pública e institucional", como la Presidenta del Parlament de Cataluña, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el fiscal jefe de Cataluña, el síndic de Comptes, el síndic de Greuges y el director de la oficina Antifraude. A todos ellos les pedirá "ideas" para luchar contra la corrupción.

Obviamente el presidente de la Generalitat trata de distanciarse de esta forma de la estrategia seguida por el Partido Popular y el Gobierno, que consiste en negarlo todo, para mostrar a la opinión pública que él está dispuesto a actuar.

Preguntado sobre los supuestos casos de corrupción en los que están envueltos dirigentes o ex dirigentes de CiU (el caso Pallerolls, el caso del Palau, la investigación sobre la ITV), Artur Mas no quiso distinguir entre los políticos catalanes y del resto de España y respondió: "Aquí probablemente nadie lo hace bien, todo el mundo lo puede hacer mejor, o mucho mejor", pero no se pronunció sobre los casos de corrupción que asolan a su formación política.

Aviso al hijo de Pujol
Jordi Pujol era un mito (para muchos todavía lo es) intocable en Cataluña, las revelaciones periodísticas han dado a conocer a la opinión pública que todos sus hijos son millonarios, pero además se habla de paraísos fiscales y comisiones. En Unió no se libran y es el primer partido que ha reconocido que se financió ilegalmente como quedó de manifiesto en el caso 'Pallerols'. Uno de los hijos de Jordi Pujol, Oriol Pujol, lleva meses en el ojo del huracán por la investigación de la concesión de licencias a instalaciones de inspecciones técnicas de vehículos (ITV) a cambio del presunto pago de comisiones.

Preguntado por este caso el presidente de la Generalitat sorprendió a los periodistas porque, lejos de defender a ultranza a su número dos en el partido y en el Gobierno declaró: "Lo que salga saldrá y las decisiones que se deban tomar se tomarán". Artur Mas diferenció entre estar imputado y condenado, pero lanzó un mensaje -como poco inquietante- para el hijo de Pujol: "cada uno personalmente debe actuar cuando se halla en una situación de estas, debe saber si se puede defender mejor ocupando su responsabilidad o dejándola de ocupar".

Por último Artur Mas se ha mostrado partidario de que todos los partidos políticos alcancen un pacto para combatir la corrupción.