"Soy Marco Alonso, un periodista en paro que lo ha intentado todo para encontrar un trabajo digno". Así se presentó cuando nos llamó este martes a la redacción buscando más que un empleo -que también lo pidió, aunque desgraciadamente somos, como tantos otros, un periódico acuciado por la crisis- "ayuda a encontrar la llave del estado de bienestar".



En realidad, Marco ya lo había intentado antes, cuando decidió presentar su cv como una etiqueta de una botella de vino muy especial, marca 'Brote Verde'. Tuvo un momento de 'fama', pero tampoco le dio para cumplir con su expectativa de poder pasar al grupo de los que pagan "IRPF, Iva e Ibi", así es que lo intenta ahora de otra forma.

Dice en el vídeo que ha preparado Marco con la ayuda de sus amigos, que cuando escucha a Montoro decir que "se atisba la salida del túnel de la crisis económica de España" que tiene que reprimir su ira y seguir a lo suyo, que es "vivir en su país y mandar al carajo la movilidad exterior".

En realidad su caso no es único. Las redes y youtube se han convertido en una plataforma donde cada vez más jóvenes, por encontrar un puesto, vuelcan su esperanza y... también, su frustración. El caso de Marco y de toda esa gente que tiene que dedicar su ingenio no a trabajar, sino a buscar trabajo, son 'los otros datos', mucho más reales aunque no están recogidos en estadísticas, del INEM.