Pablo Iglesias se pasa de frenada”. Es la frase que ha dado César Luena para reconocer que las siempre retrasadas negociaciones PSOE-Podemos van a ser algo más que difíciles. Más aún después de la rueda de prensa del líder de Podemos, en la que presentó el programa de su formación y se presentó a sí mismo más como un candidato a presidente, haciendo sombra a las negociaciones que lleva a cabo el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que como un posible aliado.

"Hay cosas que podemos negociar"
La lucha por un electorado que comparten se confirma como una barrera difícilmente salvable para los dos partidos, más teniendo en cuenta que cada vez aparece con más peso la salida de un adelanto electoral a la situación de impasse político que vive el país. Una sensación de frustración que Luena, en una entrevista en la Cadena SER, ha concretado en esta frase: “Podemos muestra demasiada preocupación por los cargos y por los sillones”.

Consciente de que el PSOE no puede aparecer como responsable de la no cristalización de un Gobierno de izquierdas, Luena se ha mostrado muy cuidadoso, sin embargo, de no cerrar puertas. “Hay muchas cosas que nos separan del documento (que presentó Iglesias), pero otras de la que estamos en condiciones de hablar con Podemos”, ha dicho.

No renuncia el PSOE a Sánchez presidente
En el mismo sentido, ha repetido varias veces que “espero y trabajamos”, para que España tenga un presidente, Pedro Sánchez, en la primera semana de marzo, y ha mostrado su disposición a negociar con Podemos, “por supuesto”, aunque ha advertido que “un acuerdo es posible, pero es responsabilidad de todos”.

¿Qué pasaría si al final, como parece, acabaran repitiéndose las elecciones? Para Luena, que “Sánchez repetiría como candidato (socialista) porque es el mejor líder para representarnos”. Y quizás lo que podría ser más criticado en las filas socialistas, ha anunciado que Ferraz, en caso de adelanto electoral, intentaría cambiar las fechas del anunciado Congreso del partido, que debiera tener lugar en torno al 20 de mayo, para después de las nueva elecciones, que todo anuncia que, de ser al final la salida a la crisis de Gobierno, serían muy posiblemente el 26 de junio.