La casa de la auxiliar de enfermería contagiada de Ébola, y el recinto vecinal han sido desinfectados durante la tarde del viernes por segunda vez consecutiva. Con esta jornada la Comunidad de Madrid da por finalizada las tareas de limpieza. Los vecinos critican la mala organización con la que el Gobierno se ha enfrentado a una situación tan grave como ésta: “A ninguno nos tienen controlados, ni si quiera a los del mismo rellano”, protesta Marlene Graña, vecina de la enferma.

Sanidad organizó una reunión informativa que los vecinos ven insuficiente
Tras la creciente alarma vecinal, Sanidad organizó el jueves una tardía reunión informativa con los vecinos. Representantes del Ministerio, en un intento por calmar los ánimos, aseguraron que a se procedería a desinfectar tanto la casa como las zonas comunes a primera hora de la mañana siguiente. Aún así, Marlene asegura para ELPLURAL.COM que “empezaron a las diez de la noche y no tengo constancia de que el garaje haya sido limpiado”.



“Es inevitable no hacer las mismas cosas que una persona que vive en el mismo portal”
El miedo entre la comunidad, acrecentado por la pésima información de las autoridades, ha alentado a varios vecinos a abandonar sus casas por unos días. “Es inevitable no haber tocado las mismas cosas que una persona que vive en tu mismo portal. Para bajar tiene que tocar el botón cero, para abrir la puerta necesita tocar el pomo como todos los demás”, dice esta vecina.

La comunidad de vecinos critica la labor del Gobierno
Marlene Graña desmiente que se les hayan impartido cursos sobre cómo prevenir el contagio y que fueran informados el mismo día que se conoció la noticia. Además asegura que el boca a boca junto con la prensa es ahora la única fuente de información que llega a la comunidad sobre la situación.