El Gobierno de Alberto Fabra eligió la noche para ejecutar el apagón de las emisiones de Radio Televisión Valenciana. A media noche dejó de emitir la radio, y los liquidadores, escoltados por la Policía, intentaron desconectar también la televisión, pero los trabajadores, atrincherados ante la puerta del control central que alberga los servidores que garantizan la emisión, lo evitaron. La cadena mantiene todavía su señal con una programación especial, entre la tristeza y la emoción.

Pese a que la Policía nacional y guardas de seguridad privada intentaron impedir el acceso al edificio, muchos trabajadores consiguieron colarse, en unos casos por error de los servicios de seguridad y otros lo hiceron por ventanas.

En la imagen, varios miembros de la Policía Nacional impiden la entrada a los trabajadores del turno de noche de RTVV a las instalaciones del ente. EFE En la imagen, varios miembros de la Policía Nacional impiden la entrada a los trabajadores del turno de noche de RTVV a las instalaciones del ente. EFE



Un golpe de estado mediático con nocturnidad y alevosía
El intento de corte de señal fue narrado por el periodista Frederic Ferri que habló de “golpe de estado mediático, ejecutado con “nocturnidad y alevosía”. El programa especial está conducido por Amalia Garrigós y Joan Espinosa con Rafa Molés en conexiones con el exterior de RTVV, informa el diario Levante.

La prisa de Fabra
Fabra ha dejado en evidencia su urgencia para liquidar RTVV, que, convertida en la plataforma de propaganda del PP durante casi dos décadas, tras el anuncio de su cierre se ha convertido en una pesadilla para la Generalitat y el PP por las duras críticas lanzadas por los trabajadores desde la radio y la televisión.

Rechazada una denuncia por ocupación ilegal
La pasada noche, uno de los tres miembros del consejo de liquidación de Radiotelevisión Valenciana presentó ante un juzgado una denuncia por ocupación ilegal para que se identificara y se desalojara a las personas que están dentro de la sede de la televisión, pero ésta no fue aceptada. Una noticia que recibieron los trabajadores con aplausos y gritos de "RTVV no se cierra".

La oposición, con los trabajadores de Canal Nou
La oposición ha acompañado a los trabajadores de Canal Nou, algunos a través de conexión telefónica y otros con su presencia en el plató, pero todos con duras intervenciones contra la decisión del Gobierno de Fabra de cerrar el ente público.

La oposición, unida contra el cierre
El secretario general del PSPV, Ximo Puig, en conexión telefónica, calificó la noche de "golpe de estado". Josep Moreno, Marga Sanz, Enric Morera, Mónica Oltra, Miquel Soler, Frederic Ferri, Ignacio Blanco y el alcalde de Burjassot, Jordi Sebastià, pasaron por los estudios esta madrugada. Ignacio Blanco censuró que se ha liquidado RTVV "de una forma intolerable, con nocturnidad y con la policía", mientras Enric Morera dijo que el pueblo valenciano "no se merece esto". Ha habido momentos de especial emotividad, como cuando los trabajadores han recibido con una ovación a la presidenta de las víctimas del Metro de Valencia, Beatriz Garrote.

En Twitter, la última hora: la policía y el liquidador abandonan el edificio
La última hora de lo que está ocurriendo en la sede de RTTV Burjassot está en Twitter, donde muchos trabajadores van contando lo que acontece minuto a minuto. Entre los últimos comentarios los que informan sobre el abandono del edificio de la Policía y el liquidador, ante la resistencia de los trabajadores.