Esteban González Pons y Miguel Ángel Arias Cañete / Fotos EFE Esteban González Pons y Miguel Ángel Arias Cañete / Fotos EFE



Parece que los problemas del PP para configurar su lista para las elecciones europeas derivan en parte del hecho de que algunos de los nombres de peso que barajan están más cómodos donde están y no quieren arriesgarse a la aventura de Bruselas. Mientras, otros esperan lo contrario, que el dominó de las europeas deje puestos libres que ocupar. Así, el PP se está dedicando a una de sus principales ocupaciones: el juego subterráneo entre bambalinas. El vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, lo ha puesto negro sobre blanco.

Pons, a la espera de una crisis de Gobierno
González Pons había saltado a las quinielas esta mañana después de que Raúl del Pozo en El Mundo lo presentara este lunes como "el hombre a la espera" apuntando que no quiso decirle si prefería ir "en la lista de las europeas o ser ministro de Agricultura", es decir, el puesto que dejaría el que suena insistentemente como el preferido de Rajoy como cabeza de cartel para esa cita, Miguel Ángel Arias Cañete. Y una vez puesto en circulación su nombre, González Pons se ha mostrado explícito en una rueda de prensa esta mañana en la que se presentaban iniciativas para la campaña europea. Según recoge ABC, Pons ha confesado que a él no le atrae irse a Bruselas y ha achacado el hecho de que su nombre aparezca en las quinielas a filtraciones de los ministros, que no quieren que haya una crisis de Gobierno.

Cañete tampoco quiere moverse
Sin embargo, en el artículo en el que Del Pozo ha echado a la palestra el nombre de Pons el periodista admite que ha hablado con él, a pesar de lo cual el popular se permite acusar a sus compañeros de extrañas maniobras... ¿que está pasando en el PP para que se estén mostrando tantas reticencias en público para irse a Bruselas? El propio Arias Cañete se hacía el remolón este fin de semana diciendo que el no creía que fuera a ser incluido en la lista y que "estoy muy contento donde estoy".

Objetivo largamente ansiado por el principal agitador de Rajoy
Después de ser uno de los agitadores más esforzados de Mariano Rajoy en la oposición, González Pons no pudo ocultar su decepción cuando una vez en el poder fue excluido del Ejecutivo. Incluso llegó a comparar a los que se quedaban en Génova 13 al servicio del partido con los "huérfanos" de un internado mientras el resto de niños se va de vacaciones. Verse salpicado por la Gürtel, por el caso Urdangarin y por los sobresueldos en Génova tampoco le ayudó demasiado en sus aspiraciones ministeriales, aunque a otros compañeros esos mismos problemas no les ha impedido acompañar a Rajoy en el Ejecutivo.