Argentina sigue dando pasos en la investigación judicial contra los crímenes del franquismo en España, el proceso que abrió hace seis meses la jueza María Servini de Cubría. En respuesta a la demanda de hace seis meses de la magistrada, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno argentino ha habilitado sus consulados en todo el mundo para que puedan recibir denuncias de víctimas del franquismo, según informa El País citando fuentes judiciales del país suramericano.

Exteriores cumple la petición
Ahora, los consulados de Argentina por diferentes países estarán abiertos para recoger testimonios de víctimas del franquismo sin necesidad de que éstas viajen a Buenos Aires. Las fuentes judiciales que han difundido la noticia aclaran que en este caso el Ministerio de Relaciones Exteriores no ha decido nada y que tenía la obligación de aceptar la petición de la jueza.

Querella presentada en 2010
La investigación de los crímenes del franquismo en Argentina se inició a raíz de una querella presentada en abril de 2010 por "delitos de genocidio y/o de lesa humanidad" cometidos durante la Guerra Civil (1936-1939) y la dictadura de Francisco Franco, apelando a que que los "crímenes del terrorismo de Estado" son imprescriptibles bajo el criterio de justicia universal.