Mariano Rajoy tiene entre los grandes temas pendientes para este año la crisis territorial, y el mayor problema no viene precisamente desde administraciones socialistas, la rebelión le ha surgido al presidente de entre sus propios barones, y así se lo han recordado estas fechas en sus discursos por el nuevo año.

De la reunión privada con Mas a la altura de miras y el silencio
Presidentes autonómicos como Ignacio González, Alberto Fabra o José Ramón Bauzá forcejean con Rajoy para conseguir un nuevo modelo de financiación, con el temor de que se le dé a Cataluña un trato de favor para frenar el proceso soberanista.

Mariano Rajoy ha prometido hablar con todos los presidentes autonómicos de la financiación sin salirse de la legalidad, mientras que desde Génova se ha asegurado que el objetivo es lograr un acuerdo que contemple a todas las comunidades autónomas en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), según recuerda hoy la SER. Pero lo cierto es que en mayo pasado, Rajoy se reunió con Mas durante el Salón del Automóvil, celebrado en Barcelona, mientras Montoro se reunía en paralelo y por separado con el consejero catalán Mas Collel. En ese encuentro se pactó un reparto del déficit asimétrico, que equivale en la práctica a que el Gobierno permitirá a Cataluña endeudarse más que a otros territorios. Los barones populares pusieron el grito en el cielo, también los que suelen ser más obedientes y pacíficos, como los presidentes de Castilla y León, Cantabria, Castilla y León, Baleares, La Rioja, Extremadura, Aragón y hasta el de Galicia, el fiel Núñez Feijóo. Rajoy pidió entonces “altura de miras” y “generosidad”, pero como no fue suficiente, intentó imponer el silencio.

González exige a Rajoy 1.300 millones
En el tradicional mensaje de Año Nuevo, el presidente madrileño, Ignacio González, que ha salido del año viejo con sus líos por su ático marbellí, incluida la imputación de su mujer, se ha esforzado por trasmitir a los madrileños que se esfuerza por los intereses de la región.

Pero el sucesor de Aguirre ha enviado también el mensaje a Rajoy de que no consentirá "que se exijan más sacrificios a los madrileños" y ha advertido de que seguirá exigiendo que “se modifique un sistema de financiación que nos niega, en 2014, 1300 millones de euros a los que tenemos derecho". Ignacio González presumió de que Madrid es la primera economía de España y contribuye "más que nadie a que el resto de regiones salgan de la crisis cuanto antes".

Fabra no permitirá un trato diferente
El presidente valenciano, Alberto Fabra, por su parte, aseguró que 2014 será el año de la financiación autonómica y reafirmó su "compromiso" para mejorar la financiación. No permitirá, dijo, que a los valencianos se les trate de forma distinta.

Fabra, incluso, se lanzó abiertamente contra Cataluña, al afirmar que los valencianos son leales a España y que estos huyen de debates estériles que cuestionan nuestra identidad

Bauzá quiere un trato más justo
El popular José Ramón Bauzá, presidente de Baleares, también hizo su advertencia al Gobierno central: seguirá trabajando para recibir un trato justo del Gobierno y que su región reciba lo que le corresponde, “un trato más justo del Gobierno de Madrid”.

Bauzá, por otra parte, se desmarcó del discurso triunfalista de Rajoy sobre la supuesta recuperación, al afirmar que se está en el camino, pero no tan rápido como se querría. Ha reconocido que 2013 ha sido un año difícil, y que las soluciones pasan aún por decisiones difíciles y poco populares.

Monago sigue plantando cara a Rajoy
El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, ha sido uno de los más críticos con un posible trato de favor a Cataluña. Ya pidió hace unos meses que “no se hagan guiños a aquellos que quieren enterrar el principio de solidaridad, ni a quienes buscan la ruptura y la independencia”. En su mensaje de fin de año, sin embargo, optó por criticar duramente la reforma del aborto impulsada por Gallardón.