El popular Alberto Núñez Feijó, anunció en el pleno del Parlamento gallego de este miércoles que promoverá un código ético en la Xunta, en medio de los reproches de la oposición por el elevado número de cargos del PP implicados en casos de corrupción que continúan en sus puestos.

Restringir los regalos a cargos públicos
El presidente gallego explicó que el código ético que pretende llevar adelante buscará marcar la “conducta de los cargos institucionales y restringir todo tipo de regalos en la Administración pública”. Feijóo defendió que “un cargo público no puede tener derechos ni privilegios solo obligaciones”.

10 de 13 ediles en Santiago, con causas abiertas
Para la oposición, sólo palabras bonitas que dan al traste con la realidad: 10 de 13 ediles del PP imputados en cuatro causas judiciales distintas en Santiago de Compostela y la exalcaldesa de Betanzos María Faraldo, sentada en los escaños del PP en el Parlamento gallego, fue procesada por el Tribunal Superior de Justicia por prevaricación por una contratación en su anterior etapa como regidora.

Los "derechos" de presuntos corruptos
El portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, y la portavoz de AGE, Yolanda Díaz, reclamaron medidas de regeneración democrática y dimisiones de cargos implicados en casos de corrupción. Feijóo justificó la permanencia de estos cargos en sus puestos porque, además de “obligaciones”, “como personas también tienen derechos, aunque ustedes a los del PP no se los reconozcam”. Un giro notable en su discurso. Según apunta El País, el presidente gallego prometió en un pleno anterior, recientemente, que obligaría a dimitir a cualquier cargo que tuviera medidas judiciales cautelares abiertas.

El ejemplo de José Blanco, ¿un lapsus?
Feijóo echó mano de una lista de políticos imputados de varios partidos que finalmente fueron absueltos, en la que incluyó, incluso, al exministro socialista José Blanco. Este ejemplo, no se sabe si por un lapsus del presidente gallego en un intento de justificar la presunción de inocencia de cargos populares, ya que Feijóo cargó duramente contra Blanco cuando fue investigado dentro del caso Campeón y en este caso no respetó la presunción de inocencia.