El juez Gómez Bermúdez. EFE/Archivo



La querella presentada por Izquierda Unida y otros grupos contra el partido por presunta financiación irregular será estudiada por el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez, el magistrado del 11-M contra el que el PP y la derecha mediática cargaron por desoír su particular teoría de la conspiración en relación a la matanza islamista. Incluso a estas alturas, a pesar de la contundencia de la sentencia, siguen lanzando sombras sobre los atentados. El último, sin ir más lejos, Esteban González Pons la semana pasada. Lo hizo además en esRadio, uno de los templos de los conspiranoicos.

Una casualidad
La querella de Izquierda Unida, Ecologistas en Acción, las asociaciones Justicia y Sociedad y Libre de Abogados y Los Verdes contra Bárcenas, el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, el exministro del Interior Ángel Acebes y el de Defensa Federico Trillo ha recaído, según adelanta Europa Press, por el sistema de reparto en el Juzgado Central de Instrucción número 3, que dirige Gómez Bermúdez desde que abandonara la Presidencia de la Sala de lo Penal en febrero de 2012. Una casualidad que el PP habrá recibido sin ningún entusiasmo.

El juez del 11-M y el Yak-42
Gómez Bermúdez fue el presidente del tribunal que juzgó los atentados del 11-M en Atocha y, también, el accidente del Yak-42, en el que fueron condenados tres subordinados del exministro Trillo, actual embajador en Londres, por falsear la identidad de los cadáveres.

Investigó al ministro del Interior
En agosto de 2012, Gómez Bermúdez fue el juez que investigó si el titular del Interior, Jorge Fernández Díaz, pudo cometer un delito de revelación de secretos por divulgar datos sobre el sumario del asesinato del empresario Publio Cordón. Un asunto que zanjó en septiembre al considerar que el ministro no era consciente de que la causa se encontraba secreta.

Gómez Bermúdez, diana del PP en la oposición
Gómez Bermúdez volvió a ser atacado por el PP por causa de la investigación a Fernández Díaz. El diputado popular Conrado Gallardo recordó en agosto pasado que Gómez Bermúdez fue condecorado por el exministro del Interior y actual líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, por su labor en el complejo caso del 11-M.

En la oposición, el Partido Popular acusó al juez de ayudar al Gobierno socialista en el caso Faisán sobre el chivatazo a ETA. El diputado Ignacio Gil Lázaro dijo que había “echado una mano” al Ejecutivo al decidir que fuera el Pleno de la Sala de lo Penal el que decidiese sobre los recursos presentados contra el procesamiento del exdirector general de la Policía y dos mandos policiales. Gil Lázaro fue uno de los populares que intentó sacar rédito político a la matanza de Atocha atizando la teoría de la conspiración basada en una supuesta participación de ETA en los atentados de Al Qaeda en Atocha.