La preocupación de los españoles por la corrupción se disparó en noviembre y ha alcanzado un nuevo récord histórico al ser citada por un 63,9 por ciento de los encuestados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) frente al 42,7 de octubre, aunque sigue siendo el segundo problema tras el paro.

El exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, a su salida del juzgado de instrucción número 2 de Majadahonda tras declarar ante el juez después de presentar una solicitud de 'habeas corpus'. Francisco Granados es conducido de nuevo al calabozo de Las Rozas. EFE El exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, a su salida del juzgado de instrucción número 2 de Majadahonda tras declarar ante el juez. EFE



El trabajo de campo del Barómetro del CIS se realizó entre el 4 y el 12 de noviembre, apenas unos días después de que estallara la operación Púnica, con más de una treintena de detenidos, entre ellos varios alcaldes y conocidos cargos públicos como Francisco Granados.

Los resultados del CIS demuestran el hartazgo de la ciudadanía ante la corrupción. Y los escándalos no parecen tener fin. La semana pasada, en la antesala de la presentación en el Congreso de las medidas anticorrupción, la ministra de Sanidad, Ana Mato, se vio obligada a dimitir in extremis para no dinamitar el debate y la credibilidad de Mariano Rajoy. El juez Ruz la consideraba "partícipe a título lucrativo" de la trama Gürtel. A pesar de su retirada -que llegó tarde y mal ya que cuando fue nombrada ministra ya estaba salpicada por la presunta red corrupta-, la oposición en pleno acusó al presidente del Gobierno de no tener legitimidad para presentarse como el adalid de la regeneración.