Agentes de la Policía Nacional de Madrid acudieron durante la tarde de este martes y la mañana de este miércoles a la sede de la empresa Wouzee, que difundió el vídeo de la Infanta Cristina declarando ante el juez José Castro. La investigación se centra ya en uno de los abogados presentes en la comparecencia de la hija del Rey, Francisco Carvajal, quien había sustituido al abogado Javier Saavedra, que se ocupa la defensa de  Robert Cockx, supuesto testaferro de Urdangarin.

Los efectivos, que colaboran con la Jefatura Superior de Policía de Baleares en estas pesquisas, se personaron, por orden del Juzgado de Instrucción número 11 de Palma, en las dependencias de Wouzee, en Madrid, con el fin de averiguar quién está detrás de la distribución del vídeo, informa Europa Press.

La empresa
Wouzee.com es la plataforma que se eligió para difundir el vídeo de la Infanta Cristina declarando ante el juez Castro. Como ya informó ELPLURAL.COM,  entre los fundadores de esta firma está Marcial Cuquerella Gamboa, exdirectivo de Intereconomía y, significativamente, hermano de la asistente personal de Iñaki Urdangarin, Julita Cuquerella.  Wouzee tiene entre sus consejeros a Chema Bautista,  exdirectivo de Telecinco, y como cofundador a Fernando Quintela, exdirector de El Mundo Televisión y autor de otra foto polémica, la del expresidente del Gobierno Felipe González en el Tribunal Supremo tras declarar por el caso Marey, por la que estuvo a punto de ser penado con una multa.

La Policía estrechó el cerco sobre dos abogados
Este martes, La Razón adelantó que la Policía estaba estrechando el cerco alrededor de dos de los abogados presentes en la comparecencia de la Infanta, Francisco Carvajal y María del Carmen Jiménez, que acudieron en sustitución del abogado Javier Saavedra, defensor de Robert Cockx, supuesto testaferro de Iñaki Urdangarin. Saavedra es conocido por ser el abogado de personajes famosos.

Los agentes apuntan ahora al abogado
Según ha avanzado TVE, este miércoles, la Policía apunta ahora al abogado Francisco Carvajal. Esta persona podría ser acusada de cometer un delito de desobediencia y ser condenada a un año de inhabilitación.

La abogada negó tener algo que ver: "Pasé todos los controles"
La otra abogada que había estado bajo sospecha, María del Carmen Jiménez, aseguró, en declaracione a La Razón, que pasó “todos los controles” y que, incluso, le “quitaron hasta el bolígrafo y el reloj”. Explicó que acudió a la comparecencia “en sustitución” de su “jefe”, que estaba fuera de España. “Esto me está viniendo demasiado grande”, añadió la letrada.